Balón viejo

Tenia 12 años y ya eran 6 hermanos, que agobio por las mañanas, los desayunos todos a la vez, los cuartos de baños, tenían dos y no grandes, salían como torbellinos con el bocadillo en la cartera al Cole,  de 9 a 1 y media y vuelta a casa, corriendo, el primero que llegaba empezaba a comer, no hay orden en este momento demasiados horarios distintos.
Y vuelta a clase a las tres, los padres siempre estaban a esas horas de la comida y no sabía como lo hacían pero llegaban a todo y a todos, y eso que trabajaban los dos.
Por la tarde sí había más diversión. Salir del Cole y corriendo a casa, el bocadillo de la merienda estaba preparado en la cocina, ¿quien lo haría?, nunca lo vio hacer.
Eran casi las 6 de la tarde ya. Había tiempo de un partido en la calle, pasaba un coche cada 20 minutos, no habían más. “Los deberes”, se oía por la ventana de  la casa, se acabó el partido, ahora tocaba centrarse, el cansancio del partido venia bien para la relajación del estudio. Una hora más y la cena, llegaba papa dos besos y las noticias, a la cama. No había más, o quizá era mucho,….. control, diversión, amistad, educación, respeto, libertad,