Crepes de gambas y champiñones con uva moscatel peladas

En una sartén  se saltean una colas de gambas y unos champiñones troceados, con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, salpimentamos, reservamos.
En ese aceite, cocinamos una cucharada de harina de trigo, añadimos una copa de vino blanco, manzanilla por ejemplo, y un vaso de caldo de pescado, removemos con una varilla hasta dejar una salsa espesa, añadiendo en ese momento las uvas moscatel peladas, las gambas y el champiñón, cocinamos ligeramente.
Preparamos los crepes añadiendo las gambas y los champiñones, líanos a nuestro gusto o doblamos en cuartos,
Presentamos salseando por encima y añadiendo las uvas, adornamos con unas hojas de perejil.

Receta para los Creps:
250 gramos de harina, 250 cc de leche entera, 4 huevos, 30 gramos de mantequilla, una pizca de sal, y sin son dulces 5 cucharadas soperas de azúcar.
Batimos bien con la batidora, dejando una masa espesa.
En una sartén calentada a fuego medio, aceitamos bien con mantequilla o aceite, y añadimos 6 cucharadas de la masa, dejamos dorar y le damos la vuelta, con la mano se puede hacer fácilmente, o con una palas de madera. Desechamos esta primera tortita.
Y seguimos con el mismo proceso hasta terminar la masa. Nos saldrán entre 6 u 8 tortitas según lo delgadas que las queramos hacer.

Acompañamos con un chocolate a la taza, también podemos acompañarlas con sirope de Arce, Nata montada, mermelada de frambuesa. Al gusto

Sorprendido

Sonaba cumpleaños feliz, la espera, la sorpresa, aun esperado, impresiona.
Miras, y ves, te miran, eres tu, soy yo.
Se cruzan las miradas, y se para el tiempo, hablas sin hablar, sientes sin medida. Apasionas y te apasionan.
Parece mentira que a tu edad, aun tengas la capacidad de sorprenderte, y lo consiguen.
Están, son ellos, y está. Lo sabes y lo sabe,
Se cruzan las miradas, se hablan, se dicen palabras de amor.
Tu sigues sorprendiendo y sorprendido, que feliz eres.
Te diviertes, ya no hay dolor, y te sorprendes.
Un brindis, un beso, podían ser mas, pero lo serán.

Robaste el momento al tiempo, al lugar, que bonito fue.

Que Tristeza

Soy viejo, me rebelo, no quiero vivir, ni recuerdo, ya no me queda vida, no hay nada dentro de mi, de que?, ni lo se.
Ya me enterare, si me lo cuentan, no hay trenes, ni gente, ni aire que mueva las hojas, no hay nada.
Ya habrá, o no.
Siento vacío, tristeza, no siento, ni siquiera nada,
Algo sentiré.
Hay esperanza?, espero que si, porque ni en eso creo

Recordamos los dos

Recuerdas?
Hacia un día de sol, viniste con la luz, creciste con la alegría, cambiaste rápido los calcetines por las medias, un chico guapo se cruzo antes tus ojos, ni estudiar podías, llena de música y colores en tus mejillas. Fuiste muy lejos a llenar tu cabeza de ideas, y volviste con las ganas de dar ternura. Llegaste a donde todos quieren, a dar la felicidad que tenias.
Recuerdas?
Recuerdo.
Los días de castillos de arena, ahogadillas, chocolatada y fútbol. Los primeros paseos, las lágrimas de inseguridad, el primer beso, la despedida.
El transcurrir de los años, el reencuentro, un beso furtivo, y ahora sí las palabras, las risas, las caricias y …. de nuevo ¿la despedida?. ¿Recuerdo? ¿O vivo?

Tapa de champiñones y langostinos

Se prepara un fume de marisco con las cabezas de los langostinos y las cascaras de las colas, se reduce con un poco de brandy, y reserva.
en una sartén se colocan los champiñones hacia abajo sin aceite ni sal, a una temperatura alta, una vez dorados se les da la vuelta y se baja el fuego hasta dejarlos en su punto de tiernos y cocinados.
Por otro lado  se doran las colas de los langostinos en unas gotas de aceite de oliva virgen, se  salpimientan.
Presentamos en un plato colocando las cazuelas de champiñón, donde pondremos la reducción del fume, y encima las colas de langostinos adornamos con perejil picado y una ramita.