Cosas de mi Cabeza

El Cuadro

Tanto buscaba su seguridad que todo lo que le rodeaba marcaba el ritmo de su vida. Los muebles venían de sus abuelos. Sus ropas a medida pasaban antes por sus armarios para impregnarse de sus olores. Sus zapatos solo se los ponía si antes habían estado en sus hormas de toda la vida.
Todo lo que había en la casa eran sus recuerdos. Todo provenía de vidas de otros que le transmitían sus energías.
Pero un día descubrió que un cuadro que le regaló su intimo amigo, no podía quedarse en la casa. No pertenecía a su vida. No podía estar ahí. Le repelía.
Decidió tirarlo. Desprenderse rápidamente de él. Le hacía sentirse extraño, hasta violento a veces. Nada, fuera. 
Su amigo, con los años, le recordó su regalo y él le contestó airadamente que lo había tirado, que nunca le había gustado.
-Qué pena -dijo su amigo- y que desgracia. Era la mejor forma de agradecerte la vitalidad que me has transmitido toda tu vida. Ese cuadro era de mi familia, algo de una tradición de siglos y quería que tú lo tuvieras por lo bien que te has portado conmigo.
Era un Goya auténtico.
Visitas86
Visitas 122150
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *