Cosas de mi Cabeza

Al infierno

Aquel día sentada a su lado tuvo la tentación de besarla. De abrazarla como si fuera la única y última vez que pudiera hacerlo. Sabia de sobra que era un imposible, que no estaba bien hecho, y que ella quizá, la podía rechazar. Pero de las valientes se escribe la historia.
Las puertas del infierno se abrieron y juntas pasaron al fuego. El sueño se hacía realidad y el ardor se volvía en pasión sabiendo que nunca más volverían a ese infierno y que cada una seguiría en su cielo gris. Pero al menos no dejaron atrás puertas cerradas. Sabían ya que sus vidas serian paralelas.
El infierno les abrió sus puertas y sus vidas.
Valió la pena
Visitas81
Visitas 128142
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *