Cosas de mi Cabeza

Cuatrilogía de los Sabores: Amargo

Como todas las mañana la llevaba en el coche hasta la misma puerta. Dos besos y no todos los días. A esa edad los besos y las manifestaciones de cariño se miden mucho y son efusivas solo cuando salen y con quien te salen.
Pero bueno. Todos hemos pasado por esos momentos y solo hay que tener la memoria y la prudencia de respetarlos. Volvía a la hora de la salida a recogerla. Los comentarios cada vez eran menos y sobre todos más cortos y secos.
Algo pasaba, pero el respeto a su intimidad era mayor que la insistencia a saber. 
Llegó ese día fatídico de la llamada de la policía con la peor de las noticias. Ahora los recuerdos se agolpaban y los reproches solo eran el mayor de los terremotos en mi cabeza. Porqué?  Porqué todo?. Porqué no más cosas?. Porqué no pregunté más?. Porqué no fui más?. Porqué?  Porqué?
El amargo sabor de la muerte me recorrió toda mi vida.
Visitas87
Visitas 135121
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

4 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *