Cosas de mi Cabeza

La grandeza del perdón

La grandeza del perdón
Como dijo el filosofo, equivocarse y rectificar es cosa de sabios. Y todas las equivocaciones no siempre incluyen un error tal, que haya que pedir perdón.
Pero el perdón que difícil es pedirlo, y cuanto cuesta reconocer que te has equivocado en este caso, pero como decía el sabio, es un gran honor reconocer, rectificar, que te equivocas con esa persona, que no lo has hecho bien, que la molestaste, o la ofendiste. Y saber hacerlo te honra y mucho.
Pero todo perdón necesita de un reconocimiento una contraprestación, un saber que la persona ofendida se entera que estas arrepentido de tu acción, si no, no se entiende como tal el perdón. Se lo dices a la pared, y con eso sobra para tu conciencia, pero no para la persona ofendida.
La grandeza del perdón no está en pedirlo, que también, si no en la persona que lo acepta saber entender que le pides perdón, y saber aceptarlo y reconocerlo.
Volver a unir el vinculo roto por ese error, saber los dos que se pasan al momento justo anterior al hecho.
Solo así es posible pedir perdón y ser perdonado. Tan difícil es saber perder, como saber ganar.
Y sobre todo, como dijo el sabio filosofo, si te pasas la vida pidiendo perdón y rectificando, eso es que no vales nada como persona, algo y muy malo debes hacer para estar siempre así, ya no eres sabio eres malo.
Visitas54
Visitas 121254
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *