Cosas de mi Cabeza

Ojos miel

Cuando tocaban las mates. En la ultima hora de la mañana ya tu cuerpo no podía más. Todo eran nervios, agotamiento, saltamontes en el estomago. Bandas de mariposas jugando al escondite dentro de tu corazón.
Imposible concentrarse en nada ni en nadie. Ni logaritmos, ni neperianos. Ni derivadas ni ecuaciones. Sobraba hasta el sol precioso que entraba por la rendija de las cortinas.
Ni siquiera el vuelo de la mosca, que siempre te llevaba a la luna, podía hacerte olvidar ese pensamiento fijo que ya tenías.
Solo estaba el color verde en tu cabeza, el del parque, el de su falda, el de sus ojos verde miel. No había nada mas, ni nada menos.
Salir corriendo al toque de campana y solo para tener la suerte y no siempre, que te dedicara un mirada perdida.
Eso si era lo mejor del día
Visitas61
Visitas 126207
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *