Cosas de mi Cabeza

Fuera

Todo empezó al pensar como compraría el billete. Fue una sucesión continua de sensaciones. Se iba de casa. Así. Sin más. A la aventura. Bueno casi. Su pareja llevaba tiempo hablándole de su amigo de Brasilia, con el que estudió la ESO. Y lo bien que le iba trabajando de camarero.
A esa edad y sin trabajo aquí. Cualquier sitio donde tuviera una libertad de independencia económica era buena. Pero con el billete en la mano si grabó a fuego su decisión de salir del cobijo de su madre y hermano. Había sido un aprendizaje diario de cómo actuar con soltura en cada una de las situaciones ya vividas.
Sus estudios estaban terminados. Y la poca o mucha experiencia que había adquirido en las prácticas era su único bagaje. 6 años de estudio para irse a 10.000 kilómetros de casa para trabajar en una tienda de ropa de última moda. Y gracias al amigo de su pareja y al contacto que tenia.
Decisión tomada. A volar. Dejar su corta vida en el baúl de las añoranzas y empezar a llenar el cajón de las esperanzas. Y así empezó con una nueva vida alejada de casa y en un sitio que le era por completo desconocido.

Era la última de esa gran lista que iban saliendo a ganarse la vida fuera. Pero la lista continuaría en el mismo momento que ella subiera al avión. Otros la empezarían. 
Visitas76
Visitas 120085
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *