Cosas de mi Cabeza

Mi Niña

Para ser una niña pensaba como adulta. Ella decía que la dejaran con sus muñecas y sus vestidos, con sus amigas y sus músicas. Con sus tonterías y sus misterios.
Pero cuando hablaba de cosas de mayores y con los mayores era la más sensata. Daba sentencias que nos asombraba por dos cosas. Por lo que decía. Y por su propia edad. No era nada normal la niña.
Es más, no sólo hablando sino escribiendo era todavía mejor. Era capaz de llevar al extremo de la dulzura cosas que los maduros no son capaces ni de soñar. Y cuándo tocaba dar ánimos nadie como élla.
Describía las vivencias de los demás como si ya las hubiera vivido. Alguna sensibilidad escondida que sacaba a borbotones. Su forma de expresar los sentimientos, de comprender las grandezas y miserias de los humanos, y que las mostrara con esa naturalidad era lo mejor.
Era capaz de animar a una madre, de ser la hermana mayor siendo la pequeña, demostrarle a él que no estaba en su sitio.
¿Qué había vivido esa niña en tan corta edad?,  ¿era algo innato?, ¿era heredado?, ¿eran sus genes? O era una bendición que nos habían puesto en la vida para que nos diera ejemplos de vida.
Solo había que cuidarla como lo que era, una niña con sentimientos de mayor, darle su espacio y respetar sus formas y actitudes.

Están destinadas a ser lideres en la vida, a que los demás sigan por sus ejemplos, a marcar los caminos que otros no saben descubrir.
Visitas69
Visitas 128172
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *