Cosas de mi Cabeza

Pentalogía de los sentidos: Olfato

Tanto tiempo solicitando la reserva, más de seis meses y por fin recibió el email. La fecha seria después del verano. Por fin podría degustar la excelente comida de un tres estrellas Michelin. Todo se fue preparando con mimo. La ropa, el viaje, el hotel. No había prisa para es odisea. Habían sido más de dos años de espera para cumplir uno de sus sueños más deseados.
Llegó el día. Ya estaban en el hotel. Toda la liturgia estaba prevista. Lo más importante la hora de llegada. Era la única condición que exigía el restaurador. La puntualidad. Y tenía su porqué.
Al llegar el entorno ya merecía la pena el esfuerzo y la paciencia demostrada.
La idea de pasar unas horas disfrutando de uno de los mayores placeres de su vida le creaba una excitación muy alta.
Y entonces se dio cuenta que todo empezaba a tomar sentido en su cabeza. Los olores que llegaban eran los que ni siquiera esperaba. El humo del sarmiento, el tono del queso curado, el hollín de la lumbre, el corcho del vino añejo, la leche de oveja, el jabón de los de antes, las nueces recién machacadas. El verdejo, el café recién hecho.
Claro todo aquello eran los recuerdos a la comida de siempre, la de su abuela, a la comida familiar, a la auténtica, a la de verdad.

Y era un tres estrellas, sus olores eran el principio de la verdad de la comida.
Visitas89
Visitas 128795
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

4 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *