Cosas de mi Cabeza

Sapos y Gusanos

Cada sobresalto en la cama, era un sudor helado que le corría por la espalda empapando la almohada y las sabanas. Un nudo agrio se quedaba en su garganta. Cada vez eran con más frecuencia y las mismas palabras se agolpaban en su frente.
Un sapo más a tragar. Un gusano más que anidaba en su estomago. Estaba ya cansado de tener esos sobresaltos casi todos los días. Mas frecuentes. Y con miedo que se convirtieran en diarios.
Tenía que llegar el día que tomará una decisión. Que no una solución. Deseaba con todo el corazón que terminarán esas situaciones, que aún por el día ya llegaban también. Eran agobiantes.
Pero aquella noche no pudo más. Se dió cuenta que era él el que quería afrontar su vida. Su situación en aquella vida, que no había decidido vivir, pero de la que ya no tenía marcha atrás.
Él era el culpable y solo él de como estaba. Y esa noche se lo dijo y lo hizo. Empezó a comer esos sapos y esos gusanos si quería sobrevivir. Se dió cuenta que le ayudarían a entender su vida. Que si no se los comía siempre le perseguirán.

Así que a comer y a vivir. Le haría más fuerte y no daría un paso atrás. Ahora no habría gusanos ni sapos. El crearía princesas y manjares. Saldría adelante 
Visitas104
Visitas 126191
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *