Cosas de mi Cabeza

Visible

Abriste la puerta de tu juventud y revolviste todos tus recuerdos. Entraste en tus habitaciones y miraste donde estaban tus miedos y tus angustias. Diste a las arrugas un estirón. A los espacios su abrigo y a las miserias su descanso definitivo. Notabas que la realidad no era la ficción de antes. Dejabas de ser el patito invisible para ser el cisne que nunca dejaste de ser.
Portazo a tu vida de inseguridad que por los años pasados no dejan de ser experiencia de vida, de seguridad que reafirma una posición nueva. Miras por el hombro del rasero que todos están donde deben. No hay nadie por encima ni tu estas por debajo. Te ven y los ves. Te colocan y los colocas.
Nada hay de inseguro ahora. Solo más ladrillos que forman tu vida. Ni siquiera hace falta el acero, ni la seda. Solo los pasos sencillos pero seguros. La vida tiene luz. Toda. Incluso las lúgubres incógnitas que merodeaban por los sueños agitados de tu juventud.
Has encendido la llama que iluminará los nuevos miedos que te acechan, pero no saben que ahora estas llena de la valentía para vencerlos.

Segura y firme sigue descubriéndote 
Visitas69
Visitas 128034
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *