Cosas de mi Cabeza

Harina

Se me escapa de las manos. Parece la fina arena de la playa. Pero aun es más fina. Parece la sal blanca del mar. Pero aun es más blanca. Parece la suavidad del culo de un bebé pero aun es más delicada.
Su olor no dice nada. Pero en el final de su vida es uno de los olores que más buscamos. Se cría en invierno y se hace mayor en verano. De la tierra a la madera pasando por la piedra. Vaya vida.
En las manos expertas cobra una nueva vida. La alimenta con su agua, le pone la sal, la toca con suavidad, o con rudeza. Así es ella. Se maneja a su antojo.
La engorda, la estira, la alarga, la redondea, cuantas figuras tiene a su capricho. Y cuando la dejan tranquila y reposa, cuando menos se lo espera, toma calor en el horno, y cuanto!!, pero en ese momento cobra toda su fuerza.

Da sentido a su vida, surgen los aromas, se oyen sus cuerpos crujir. Y llega el momento esperado. Llévate a la boca el primer y mejor trozo del cuerpo creado con la harina, suave, blanca, y fina. 

Y a ti panadera, gracias
Visitas82
Visitas 128788
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *