Cosas de mi Cabeza

La Carta

Abres el buzón y la encuentras. Y mira que lo sabías. Sabias que en algún momento te llegaría esa carta. Blanca. Inmaculada. Con su letra inconfundible. Con el sello y el matasellos de siempre.
La coges y la abres con mucho cuidado, como si no quisieras hacerlo. Sabes lo que dice pero no quieres leerlo. Sacas muy despacio ese papel blanco, y notas algo extraño. Te das cuenta que algo hay pero que no debe estar ahí. Tomas el sobre de nuevo, le das la vuelta y sí. Esta todo bien. Es su letra, esta tu dirección. El sello, todo bien.
En ese momento te fijas y el matasellos no es de donde debe ser. No es posible. Esa carta viene de la otra parte del mundo. No puede ser. Que hace élla allí? Porque está allí. Con las ganas que antes no tenías devoras la hoja escrita, sus letras se pierden en un laberinto en tu mente, se esconden en el mar que cae de tus ojos. Dejas de jugar a no querer seguir. La realidad de lo que estás leyendo hace que tu vida cambie por segundos.

Te está diciendo que está muerto. Y que esa carta te la manda su amiga. Tu vida se rompe en un estallido de cristal de millones de pedazos. El frío del filo del papel te corta por dentro.  Rezas a todos los dioses que no te responden. Todo se acabó. 
Visitas93
Visitas 123542
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *