Cabeza de mis Cosas

Mariposas




Sus ojos solo veían la tierra, el fango, el cieno, el barro. Su cuerpo marcado por las arrugas de la oruga. Verde y fea. Llena de pinchos como dolores de su piel. Desesperada y sin casi vida. Solo con luz gris y negra era su existencia. No tenía futuro, o casi.
Un día encontró el sitio donde acurrucarse. Era el mejor, rodeado de frescura y sencillez. Había fuerza ahí. Y mucha. Se hizo un ovillo de seda. Se dejó hacer. La naturaleza obraría su poder y la ayuda llegaría.
Así fue. Del capullo de seda en el que se transformó la oruga, nació la más linda mariposa, llena de vida y color, de luz y esperanza. Ahora empezaba su nueva vida. A empezar de cero, tenía toda la fuerza que la naturaleza le entregó mientras sufría ese radical cambio.
Ahora tenía que aprovechar su lucha y esfuerzo. Y ver la vida hacia arriba, nunca más el suelo gris y feo. Ahora el sol y la luz los tenía de su parte.
Ahora eres Mariposa has vuelto a nacer. Eres distinta algo en ti ha cambiado. Distinta por dentro y por fuera. Has aprendido y sufrido mucho.
Ahora eres más fuerte. Ahora tienes que aprender a volar

A todas las personas que se van a curar del cáncer 
Visitas131
Visitas 128046
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *