champiñón,  gazpachos,  jamón,  pollo,  Recetas

Gazpachos Manchegos

Quizá sea la comida típica y tópica de los manchegos. Nada define mejor nuestra comida y como tal, podemos encontrar cientos de recetas y todas ellas perfectas. Definirán claramente estos gazpachos de esa ciudad, pueblo o región.
¿Que son los gazpachos? Una comida de recursos de los pastores de La Mancha. Que partiendo de la harina, sal, agua y aceite que llevaban en el zurrón podían obtener de la naturaleza el resto de los ingredientes. El palomo, la perdiz o el conejo.
Para mí hay dos partes esenciales en esta comida. Por una parte la torta. Una masa de harina, agua templada y un pellizco de sal que amasada y estirada se cocía en las ascuas de los sarmientos sin llama, ni humo. Colocando en tandas tantas tortas como quisieran hacer, cubriéndolas con más ascuas una encima de otras. El punto de cocción lo tenían casi por la mano. Pero para no liarnos en la receta, diré que a 200 grados sobre los 20 minutos en un horno convencional.  Y para 4 personas 450 de harina y vaso grande, 250cc, de agua templada y una cucharada de sal sopera rasa. Amasando sin miedo y estirando hasta dejar una oblea de menos de un centímetro de espesor y al horno.
Para el resto de ingredientes vamos a utilizar medio pollo, si es perdiz, palomo mejor, medio conejo. Si no hay o no nos gusta no pasa nada. Lo sustituimos por un buen taco de jamón. Esas puntas que a veces nos sobran. Medio kilo de setas, sino hay setas, champiñones. 3 cucharadas de tomate casero ya frito, una cucharada de pimentón murciano dulce, sin ahumar. 4 cucharadas de AOVE, Agua. Una cazuela. Y una sartén suficiente. 
Vamos a trocear el pollo y el resto de las aves y conejo. Salpimentamos. Y sofreímos ligeramente. Sobre los 10 minutos a fuego fuerte. Queremos sellar por fuera. Todo esto a la cazuela. Cubrimos de agua y a cocinar no menos de una hora, añadiendo en su caso, más agua.
Cuando la carne de las aves y conejo en su caso, la tengamos bien cocida, la sacaremos, dejamos atemperar y las desmigamos. Con el cuidado de no dejar ningún hueso. A mí no me gustan «las tajas con hueso».
Vamos con el sofrito. En la sartén donde los terminemos, ponemos dos cucharadas de AOVE, el tomate frito, dos ajos, que luego retiraremos y una cucharada del pimentón. Rehogamos. Añadimos las setas, champiñones, troceados y cocinamos hasta que el agua de los hongos se evapore, le ponemos entonces el jamón troceado, removemos para que los sabores se aúnen. Añadimos ahora toda la carne desmigada. Seguimos removiendo. Ahora colocamos la torta troceada y dejamos que esa torta absorba los jugos y sabores del sofrito. Antes de que se empiece a dorar más, añadimos el caldo. El fuego a tope. Muy fuerte mientras añadimos el caldo. Tenemos que mojar rápidamente la torta. ¿Cuánto caldo? Pregunta del millón. El justo para que se queden a nuestro gusto. Los hay que prefieren melosos, secos, caldosos. Así que con caldo caliente al lado iremos añadiendo a gusto. Hay que tener dos cosas claras. Una vez que el caldo está en la sartén, el fuego al mínimo y la segunda es que la torta estará en 10 minutos y que los últimos es cuanto más caldo absorbe. No dejar de mover los gazpachos si es posible con cuchara de madera.
Dejar reposar unos 10 minutos fuera del fuego. Que se «asienten» y a disfrutar de ellos. 

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *