Cabeza de mis Cosas

Reloj de Arena

Al reloj de arena no le dio la vuelta, simplemente le puso la mano encima y la arena empezó a subir.
No dejó el reloj hasta que el tiempo recorrió su amargo camino en dirección opuesta al ya recorrido.
El mundo por un momento se paralizó y lentamente su sentido de giro cambió de izquierda a derecha.
Los sucesos acaecidos se deshicieron a la misma velocidad con la que habían ocurrido.
La sangre volvía a su cuerpo, el cuchillo salía de su garganta, y los ojos se abrían de nuevo.
El canalla se retiraba lentamente, como había llegado.
Justo en ese momento levantó la mano del reloj, sacó su pistola reglamentaria y apuntó certeramente entre sus ojos.
Juzgado y condenado por el intento de asesinato de su ex mujer.
Solo el poder del reloj de arena había conseguido salvar una vida.

Visitas68
Visitas 123624
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *