Judías pintas con jamón (Habichuelas, Alubia)

Ingredientes:
400gr judías pintas
1 cebolla dulce
1 dientes de ajo
150gr jamón serrano
1 hoja de laurel
1 pizca de sal
100gr de tomate frito
3 cucharadas de aceite de oliva
1 pastilla de caldo de verduras
Preparación:
Picamos la cebolla y los ajos en brunoise tras pelarlos. Ponemos una olla al fuego. Incorporamos el aceite de oliva y las verduras anteriores picadas.  Removemos de vez en cuando para que no se peguen. Es importante que se pochen bien. Agregamos el tomate frito, las carnes en trocitos, el laurel, la pastilla de caldo desmenuzada, las judías pintas, a las que el día anterior las pondremos en agua, un mínimo de 12 horas y cubrimos con agua
Cocinamos a fuego lento unas dos horas. Controlamos el agua y revisaremos que estén blandas. Rectificaremos de sal en su caso. El caldo debe quedar espeso, como una crema muy liquida, señal que las habichuelas han dado su sabor como buena legumbre.
El tiempo total de cocción no será menos de 2 horas y media.
Presentamos y a servir. Podemos acompañarlas con unas guindillas en vinagre. Muy convenientes para la digestión

Al Nacer

Acabo de conocerte, bueno y tú a nosotros. Es la primera imagen que ves mi cara. Me imagino tu sorpresa al ver mi rostro. No esperarías que lo primero que vieras fuera un ser como tú pero con decenas de años. Esperarías a ver nubes de algodón sujetas con lazos de seda en el aire; o campos de flores, llenos de olor y color; quizá un hogar rodeado de cariñosa paz. Pero lo primero que has visto son mis ojos llenos de lágrimas por verte al fin.
Te espera una vida por recorrer, llena de todo lo que esperabas al nacer. Vivirás experiencias que forjarán tu carácter. Unas alegres, otras tristes y duras, pero todas te ayudarán en la vida. Te queda todo por descubrir. Tu mirada penetrante animará a discernir los sentimientos. Lucharás hasta el final de tus días sin dejarte vencer por nada. Vivirás en un mundo duro que no te dejará nunca indiferente.
Estoy viendo la mirada de un luchador nato que ganará su guerra con la dulzura de sus nubes de algodón y los campos de flores de olor. 

Fideuá de Verduras

Ingredientes para dos personas
200 g de fideos gruesos, tipo fideuá
1 Cebolla pequeña
1 puerro
2 zanahorias
1 Dientes de ajo
150 gramos de judía verde
100 gramos de guisantes
2 alcachofas
Agua sobre los dos litros
Cucharada pequeña de pimentón rojo dulce
Sal
Aceite de oliva, AOVE
Vamos a preparar un fondo, caldo, con verduras: 2 zanahoria, 1 puerro y la cebolla. Cortamos, después de limpiarlos bien, todos los ingredientes en trocitos pequeños. En una cazuela con un poco de aceite de oliva, rehogamos la cebolla y el puerro hasta que estén blandos. Después añadimos la zanahoria. Rehogamos unos 5 minutos más. Añadimos el agua, unos 2,5 litros. Y cuando hierva dejamos cocer unos 20 minutos a fuego suave.
Las alcachofas las limpiaremos de las hojas exteriores y de parte de su rabo. Las iremos poniendo en un bol con agua y el jugo de un limón, en su defecto, puede ser perejil fresco, todo ello para que no se oxiden y no se pongan negras.
Coceremos en una cacerola, las alcachofas, las judías y los guisantes, con la precaución de tener un plato encima de la cacerola para que estén cubiertas por completo de agua. Las tendremos sobre los 20 minutos en función de la dureza y tamaño de las alcachofas. Las judías y los guisantes estarán hechos con ese tiempo.
Vamos a preparar el sofrito para la fideuá. En la sartén, paellera, o cazuela plana donde la queramos hacer, sofreímos un ajo, 2 cucharadas de tomate frito, una cuchara de café de pimentón dulce, las judías y los guisantes que ya tenemos cocidos, rehogamos por 2 minutos. Añadimos los fideos y los cocinamos hasta que se impregnen del aceite del sofrito. En ese momento añadimos el caldo con el fuego muy fuerte. Rectificamos de sal en su caso. Una vez que empiece a hervir lo bajamos al mínimo; el tiempo de cocción será el que marque el fabricante de la pasta, pero para una media de 10 minutos suele ser. Cuando falten 5 minutos metemos las dos alcachofas ya cocidas cortadas en cuartos.

Y a presentar al gusto. 

Espaguetis negros con almejas

Para dos personas, 200 gramos de espagueti negro, hechos a base de tinta de calamar, 100 gramos de gamba roja, 6 langostinos frescos, 150 gramos de almejas, como una docena, 200 gramos de anillas de calamar a las que trocearemos después, caldo de pescado donde coceremos la pasta, aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta, medio vaso de vino blanco y albahaca fresca.
En una sartén grande, ya que será donde terminemos el plato, ponemos 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, y doramos los langostinos por ambos lados, un par de minutos nada, más. Reservamos. En ese mismo aceite, hacemos lo mismo con la gamba roja, reservamos. Seguimos con las almejas. Sobre los 5 minutos hasta que se abran. Dejaran su caldo, y retiramos los que no se hayan abierto, reservamos y por último las anillas de calamar troceadas, que estas sí, las salpimentaremos, y les podremos cuatro cucharadas de salsa de tomate, y medio vasito de un vino blanco, en este caso utilicé una Barbadillo de 2015. Cocinamos sobre los dos minutos y añadimos la albahaca fresca troceada por encima, reservado un poco para decorar al final.
En una cazuela estamos cociendo la pasta según las indicaciones del fabricante, pero una media de 8 minutos una vez que empiece a hervir el caldo de pescado. Una vez pasado ese tiempo escurrimos la pasta reservando la cantidad de medio vaso de caldo, pero si enfriar, no interesa que la cocción de la misma se corte. Ahora veremos el porqué.
En la sartén donde estamos terminado las anillas de calamar, metemos el marisco reservado, los langostinos, las gambas rojas y las almejas, cocinamos un minuto y añadimos la pasta escurrida caliente. Cocinamos removiendo todo para unificar los sabores, y si hace falta le añadimos ese caldo reservado. Servimos.
Decoramos con los mariscos al gusto, y adornamos con un poco de albahaca fresca picada por encima

Ensalada de Ventresca y Tomate Raf

200 gr. de tomates Raf,
150 gr. de Ventresca de atún,
1 Cebolleta fresca,
Albahaca,
AOVE, aceite de oliva.
Aceituna negra sin hueso
Sal gruesa.
Comenzamos por lavar muy bien los tomates Raf y cortamos en trozos sin pelar. Los colocamos en la fuente. La cebolleta que la hemos partido en una Juliana grande la distribuimos por encima. Salamos en este momento para que no intervenga en la Ventresca que colocaremos después. Añadimos entonces la Ventresca de atún partida en trozos. Unas hojas de Albahaca, fresca y cortada. Añadimos las aceitunas negras y el Aceite de Oliva AOVE, de la mejor calidad que podamos.
Trucos:
El tomate Raf debe ser de la mejor calidad, su dulzor tiene que ser alto y nada ácido.
La cebolleta muy tierna
La sal gruesa, tipo Maldon, escamas, negra. Pero nunca fina de mesa corriente.
Las aceitunas las poco sin hueso y negras. Me parece un sabor que marida mucho mejor.

Calamares rellenos de gambas

 
Ingredientes:
8 calamares medianos
250 gramos de gambas frescas pequeñas o congeladas
Salsa de tomate
1 cebolla pequeña
1 diente de ajo
1 cucharada de perejil fresco picado
1 cucharada de harina de trigo
1 hoja de laurel
1 pimienta de cayena
1 vaso de caldo de pescado
1 vaso de vino blanco, puedes utilizar un vino oloroso, dulce, o el que más te
Aceite de oliva AOVE
Sal
Vamos a preparar los calamares quitándoles la piel, limpiando sus tripas, dándoles la vuelta si es necesario, y separando las aletas y tentáculos.
Reservamos los calamares, el cuerpo. Las aletas y tentáculos, los cortamos finamente.
Las gambas si son congeladas, las tendremos un tiempo fuera de la nevera para su descongelación perfecta. La mitad de ellas, las troceamos junto con los tentáculos y aletas. Reservamos.

Vamos a la preparación del relleno:
En una sartén mediana, con dos cucharadas de AOVE, aceite de oliva virgen, y a fuego medio, sofreímos el ajo picado, la cebolla cortada en brunoise, en trocitos cuadrados, y la guindilla cayena; una vez pochada agregamos las aletas, los tentáculos, la mitad de las gambas troceadas y el vaso de vino blanco. Sofreímos añadiendo la salsa de tomate, una cuchara sopera. Reservamos todo ello, escurriendo todos los jugos que dejaremos en la sartén.
A esos jugos añadimos una cucharada de harina y la cocinamos, una hoja de laurel, el caldo de pescado, salpimentamos al gusto, dejamos una salsa ligeramente espesa.
Mientras, hemos rellenado los calamares con el preparado que teníamos reservado. Colocando un palillo en la parte de la abertura para que no salga nada.
 
Introducimos los calamares en la salsa y cocinamos por 5 minutos a fuego fuerte por cada lado. Añadimos el resto de las gambas, espolvoreamos por encima la cuchara de perejil picado y listo.
Vamos a presentar en una fuente quitándoles los palillos y adornando con una rama de perejil.
  
Trucos
Si usas gambas congeladas, descongélalas con tiempo para que pierdan su agua, se cocinaran mucho.

Si no tienes caldo de pescado casero tengo una costumbre que es una pastilla de caldo de pescado migarla en una cacerola ya caliente y cuando empieza a tostarse añadir el agua. Tendremos un caldo rápido y con un toque más intenso. Ojos con las cantidades de pastilla no nos salga salado.