Los niños del Belzéc (Víctor Mirete)

Los niños de Belzéc
Hoy quiero hacer una crítica a un par de libros que he leído del autor Víctor Manuel Mirete
Por una cuestión de trabajo he estado muchas veces en  Nürnberg, ciudad que me apasiona. Cuando me enteré que el autor, Víctor Mirete, tenia la segunda parte de su principiante saga de «el investigador Poison», no lo dudé. Historia desgarrada, dura, histórica, espionaje, muy documentada. Apasionante. Con mucha calidad literaria, muy pulida. 

Víctor la tercera parte por favor que sea en este año.

El Dragón perdido (Víctor Mirete)


El dragón Perdido
Hoy quiero hacer una crítica a un par de libros que he leído del autor Víctor Manuel Mirete
Una novela de espionaje e intriga. Personajes variopintos en escenarios reales de una guerra que nunca debió ocurrir. Un detective peculiar investiga una trama de enigmas hasta conseguir descubrir final espectacular. ¿Ocurrió o no ocurrió? La maestría del autor Mirete consigue mantenernos en tensión durante todas las páginas de su novela llevándonos a situaciones y sitios totalmente dispares, recreándose en sus descripciones. Contada con métodos de escenas retrospectivas muy bien conseguidas. Este investigador Poison tiene mucha miga dentro. 
Lo leeremos seguro en otras novelas.
Asensio Piqueras


Os dejo el enlace de compra:


http://cort.as/ni3u 

Los palillos en las manos

La fuerza, el tesón, la dulzura, creer, confiar, nada es imposible.
Una disposición de la vida adecuada para sentirse vivo.
Una ayuda, un apoyo, el cariño, el amor, el esfuerzo.
Nadie le dijo que no se podía. Nadie le dijo que era imposible. Nada se cerró sin volver a abrirse.
Anduvo con pasos lentos, titubeantes al principio, claro, como todos. Pero no paró de andar, su sueño era saberse que podía conseguirlo. Se mostró a todos, con encanto, desenfado, risueño, seguro. Su fin no sabe dónde está, su meta es tan magnífica que aun no la ve.
Se puso desde los cinco años los palillos en los dedos pulgares y hasta ahora. Y no parará, seguro.
Un instrumento de más de tres mil años en sus manos, hace que las carretillas, el tin, el tan, el tian o el posticeo sean sonidos de armonía total. Da igual un concierto de Aranjuez que una canción de Metálica. Posición de sus pies, sus manos en la armonía del baile.

 

Nos dejó sin palabras Javier

Jake Ryan y el manuscrito de Ricardo de Chartres (Santiago R. Harnández Sáez )

Aventura, misterio, pasiones oscuras. El Temple en definitiva del siglo XIV. Una época que me chifla. He leído e investigado mucho en este campo. Y me sorprende Santiago, el autor, con unas descripciones reales y creíbles. Denota investigación y documentación. Personajes bien armados. Y escenas espectaculares. Una historia con un protagonista, como menos curioso, en defensa de aclarar los misterios. Hay que leerla siempre.
Asensio Piqueras


Aquí os dejo el enlace de compra:

Merluza confitada con verduras

Para dos personas:
400 gramos de lomos de merluza. En este caso la he comprado congelada.
100 gramos de judías verdes planas congeladas
100 gramos de guisantes congelados.
2 patatas medianas.
AOVE
Dos ajos
1 hoja de laurel
Sal
Elaboración:
Las verduras las coceremos en agua hirviendo y una pizca de sal. Importante medir los tiempos para que las tres partes de la recetas coincidan en el tiempo final.
Las dos patatas las vamos a cocer durante 10 minutos, bien lavadas y enteras, sin pelar, junto con las dos verduras. Al pasar ese tiempo las pondremos en una llanda de horno o fuente de cristal y las asaremos exclusivamente con el grill durante 10 minutos a 250º, una vez cortadas por la mitad, añadiéndoles una pizca de sal.
Para confitar el pescado lo haremos en un cazo alto, pondremos los lomos de merluza descongelados, los dos ajos y la hoja de laurel, todo en frio. Cubriremos con AOVE. Tiempo 20 minutos, temperatura no más de 70 grados. Yo mido la temperatura de una forma muy práctica. Meto el dedo, tengo que sentir la temperatura sin llegar a quemarme. Y os aseguro que es una buena forma. Lo legal es tener un termómetro de cocina y ajustarse a la técnica. Al final explicaré el porqué de la cocción confitada.
Sacaremos el pescado reservando en un plato para que deje el sobrante del aceite, aunque podréis comprobar que es justo el que necesita. Podemos recuperar todo el aceite, nos servirá para los fritos que queramos de pescado.
Presentamos en un plato sobre la base de las verduras al dente y calientes los lomos de merluza. Ponemos en las esquinas los dos trozos de patata cocida-asada.

Confitado:
El confitado es una técnica especifica de cocina referida en especial a carnes, aunque hoy en día se elaboren confitados con pescados (salmón, atún y bacalao principalmente) y verduras y hortalizas.
Consiste en introducir el género en un tipo de grasa (mantequilla clarificada, aceite de oliva, manteca de cerdo, etc.) y cocinarlo a baja temperatura (entre 60 y 90 ºC, dependiendo el género) hasta que este cocinado.
De esta manera con el confitado se consigue que las grasas se fundan en el medio de cocción y los jugos que no son liposolubles se queden dentro del alimento dejándolo jugoso y tierno.
Los pasos para hacer un confitado son:
Preparación del alimento, eliminando grasas innecesarias, limpiándolo si hiciese falta.
Selección de los elementos aromáticos a utilizar. Laurel, tomillo, clavos, ajos, romero, tomillo, etc. Son sólo algunos de los elementos que podemos utilizar. La sal siempre al final, antes de servir.
Se cocina troceado por raciones o bien por piezas si es un género pequeño.
Debemos controlar la temperatura en todo momento y que no haya ebullición ni que la grasa humee. Lo mejor es utilizar termómetros especiales que se sumergen en el género o bien por infrarrojos.

De la web directo al paladar

Espaguetis con verduras salteadas.

Para dos personas hemos utilizado:
200 gramos de pasta, espaguetis con fibra al huevo, en este caso.
50 gramos de guisantes congelados.
50 gramos de judía verde congelada.
Medio pimiento rojo
Medio pimiento verde.
1 cebolleta tierna.
Una alcachofa hermosa.
AOVE
Sal
Elaboración:
Vamos a cocer la pasta según las indicaciones de cada fabricante, pero una media de 10 minutos desde que el agua esté hirviendo es una buena medida. Yo le pongo además una pastilla de caldo de verduras de la marca que cada uno le guste más. La escurrimos y enfriamos en abundante agua fría. Añadimos unos hilos de aceite de AOVE removiendo para que la pasta no se quede pegada.
En un cazo con agua caliente vamos a colocar las judías y guisantes con una pizca de sal. Cuando vuelva a dar un hervor, colocaremos la alcachofa limpia y entera. Cuando el agua vuelva a hervir tomaremos el tiempo de 5 minutos más y enfriaremos en agua helada, un cuenco con agua y cubitos. Reservamos escurrida esta verdura.
En un sartén con una cucharada de AOVE, saltearemos las verduras restantes cortada en brunoiselos pimientos y en juliana la cebolleta, una pizca de sal y a fuego medio hasta pochar ligeramente estas verduras durante 10 minutos. En ese momento ponemos en la sartén el resto de las verduras cocidas, antes la alcachofa la habremos partidos en cuartos, saltemos un par de minutos para que todos los sabores se mezclen. Añadimos, entonces, las pasta escurrida, salteamos de nuevo y cocinamos por un par de minutos más. Conseguimos unificar los productos y los sabores.

Presentamos la pasta y las verduras procurando que las alcachofas den altura al plato.