Cocina con Sentido, Rompiendo barreras

 

Escribir un libro de recetas de cocina no es nada complicado. Se necesitan varias cosas que, en algunos casos, las tenemos fáciles.

La pasión por la cocina, por los alimentos, por condimentarlos. La pasión por la compra de ellos, dónde y cómo encontrarlos. Qué características tienen y sus diversas versiones. Los tiempos, las durezas, las texturas, sus puntos de cocción, en su caso.

Las diversas presentaciones, las forma de comerlos, los utensilios necesarios. El lugar donde lo haremos, un sin fin de cosas que, en principio no son nada complicadas. Solo falta las ganas, la pasión, el amor por el trabajo, la sensación que tenemos cuando hacemos arte para los demás, que disfrutamos cocinando y lo expresamos de tal forma que lo trasmitimos.

La cocina, la comida, es un algo necesario en la vida, pero si lo adornamos de nuestra pasión, cambiamos el trabajo por placer. Y eso da una nueva dimensión a la cocina, a la forma de expresarnos. A las formas de sentir lo que los demás disfrutaran comiendo.

Y siempre hay «un pero», nuestras limitaciones, las personas diferentes, las que sobreponen su carencia con otra forma de sentir la vida. Este recetario que tenemos a vuestra disposición está sin fotos. Podría estarlo, de hecho, se han fotografiado cada una de las recetas. Y tiene sentido, este recetario, para quienes puedan apreciarlas y sentirlas a través de la palabra que entra por los dedos, por la sensibilidad de otro de los grandes lenguajes, la escritura Braille.

Este recetario estará en su día marcando un antes y un después en la Cocina con Sentido, donde el esfuerzo de unos pocos lo verán, sí lo sentirán muchos.

Os dejamos con cada una de estas maravillosas recetas hechas con todo el cariño e ilusión del mundo.

Buen provecho.

Asensio Piqueras.