Ensalada de lentejas

Ingredientes para hacer Ensalada de Lentejas (para 4 personas):
1 tarro 400 gramos de lentejas cocidas de La Mancha
1 queso fresco mediano
1 tomate grande
1 zanahoria grande
1 cebolleta fresca pequeña
1 puñado de aceitunas con anchoas
1 pimiento verde hembra
2 latas de atún en aceite de oliva virgen extra
1 pizca de orégano
100 gramos de almendra recién frita a la que le pondremos sal
AOVE
Abrimos el tarro de las lentejas y las ponemos en un colador bajo el agua para limpiarlas y enjuagarlas muy bien, ese caldo que llevan no es recomendable.
Pelamos la zanahorias cortándolas en Brunoise, así como el tomate, el pimiento verde hembra (es el mejor para comer en crudo) y la cebolleta tierna.
La aceitunas le quitaremos el agua que llevan, escurrimos bien.
El queso lo cortaremos en dados más o menos grandes según nuestro gusto.
Vamos a presentar la ensalada.
En una fuente, en este caso redonda, colocamos las lentejas, vamos añadiendo el tomate, el pimiento, la cebolleta, la zanahoria y el atún por encima, adornamos con el queso, las aceitunas y las almendras, éstas nos darán el toque salado necesario para la ensalada.
Aliñamos con el AOVE, y si es de nuestro, gusto preparamos una vinagreta con AOVE, el zumo de medio limón, rayamos las corteza y una pizca de sal. Batimos para emulsionar y aliñamos. Un poco de orégano fresco. Y a comer fresquita

Ensalada fresca de Tomate y queso fresco Txentxo

Para dos personas
·         3 tomates Raf.
·         Un queso fresco de oveja manchego
·         Albahaca fresca
·         Aceituna verde
·         Sal negra, AOVE.
Lavamos los tomates, los secamos y pelamos, procurando que la piel la cortemos de un tirón para después hacer unas decoraciones. Los cortamos en rodajas de un centímetro aproximadamente.
Cortamos el queso fresco en trozos cuadrados aproximadamente del mismo tamaño que las rodajas de tomate.
Vamos intercalando una rodaja de tomate y un trozo de queso.
Adornamos con unas hojas de albahaca fresca recién cortada y las aceitunas verdes.
Salamos con sal negra,
Dejamos caer por encima un hilo de AOVE al gusto.

 

Decoramos por fin con unas flores de rosa hechas con la piel de los tomates.

Merluza confitada con verduras

Para dos personas:
400 gramos de lomos de merluza. En este caso la he comprado congelada.
100 gramos de judías verdes planas congeladas
100 gramos de guisantes congelados.
2 patatas medianas.
AOVE
Dos ajos
1 hoja de laurel
Sal
Elaboración:
Las verduras las coceremos en agua hirviendo y una pizca de sal. Importante medir los tiempos para que las tres partes de la recetas coincidan en el tiempo final.
Las dos patatas las vamos a cocer durante 10 minutos, bien lavadas y enteras, sin pelar, junto con las dos verduras. Al pasar ese tiempo las pondremos en una llanda de horno o fuente de cristal y las asaremos exclusivamente con el grill durante 10 minutos a 250º, una vez cortadas por la mitad, añadiéndoles una pizca de sal.
Para confitar el pescado lo haremos en un cazo alto, pondremos los lomos de merluza descongelados, los dos ajos y la hoja de laurel, todo en frio. Cubriremos con AOVE. Tiempo 20 minutos, temperatura no más de 70 grados. Yo mido la temperatura de una forma muy práctica. Meto el dedo, tengo que sentir la temperatura sin llegar a quemarme. Y os aseguro que es una buena forma. Lo legal es tener un termómetro de cocina y ajustarse a la técnica. Al final explicaré el porqué de la cocción confitada.
Sacaremos el pescado reservando en un plato para que deje el sobrante del aceite, aunque podréis comprobar que es justo el que necesita. Podemos recuperar todo el aceite, nos servirá para los fritos que queramos de pescado.
Presentamos en un plato sobre la base de las verduras al dente y calientes los lomos de merluza. Ponemos en las esquinas los dos trozos de patata cocida-asada.

Confitado:
El confitado es una técnica especifica de cocina referida en especial a carnes, aunque hoy en día se elaboren confitados con pescados (salmón, atún y bacalao principalmente) y verduras y hortalizas.
Consiste en introducir el género en un tipo de grasa (mantequilla clarificada, aceite de oliva, manteca de cerdo, etc.) y cocinarlo a baja temperatura (entre 60 y 90 ºC, dependiendo el género) hasta que este cocinado.
De esta manera con el confitado se consigue que las grasas se fundan en el medio de cocción y los jugos que no son liposolubles se queden dentro del alimento dejándolo jugoso y tierno.
Los pasos para hacer un confitado son:
Preparación del alimento, eliminando grasas innecesarias, limpiándolo si hiciese falta.
Selección de los elementos aromáticos a utilizar. Laurel, tomillo, clavos, ajos, romero, tomillo, etc. Son sólo algunos de los elementos que podemos utilizar. La sal siempre al final, antes de servir.
Se cocina troceado por raciones o bien por piezas si es un género pequeño.
Debemos controlar la temperatura en todo momento y que no haya ebullición ni que la grasa humee. Lo mejor es utilizar termómetros especiales que se sumergen en el género o bien por infrarrojos.

De la web directo al paladar

Espaguetis con verduras salteadas.

Para dos personas hemos utilizado:
200 gramos de pasta, espaguetis con fibra al huevo, en este caso.
50 gramos de guisantes congelados.
50 gramos de judía verde congelada.
Medio pimiento rojo
Medio pimiento verde.
1 cebolleta tierna.
Una alcachofa hermosa.
AOVE
Sal
Elaboración:
Vamos a cocer la pasta según las indicaciones de cada fabricante, pero una media de 10 minutos desde que el agua esté hirviendo es una buena medida. Yo le pongo además una pastilla de caldo de verduras de la marca que cada uno le guste más. La escurrimos y enfriamos en abundante agua fría. Añadimos unos hilos de aceite de AOVE removiendo para que la pasta no se quede pegada.
En un cazo con agua caliente vamos a colocar las judías y guisantes con una pizca de sal. Cuando vuelva a dar un hervor, colocaremos la alcachofa limpia y entera. Cuando el agua vuelva a hervir tomaremos el tiempo de 5 minutos más y enfriaremos en agua helada, un cuenco con agua y cubitos. Reservamos escurrida esta verdura.
En un sartén con una cucharada de AOVE, saltearemos las verduras restantes cortada en brunoiselos pimientos y en juliana la cebolleta, una pizca de sal y a fuego medio hasta pochar ligeramente estas verduras durante 10 minutos. En ese momento ponemos en la sartén el resto de las verduras cocidas, antes la alcachofa la habremos partidos en cuartos, saltemos un par de minutos para que todos los sabores se mezclen. Añadimos, entonces, las pasta escurrida, salteamos de nuevo y cocinamos por un par de minutos más. Conseguimos unificar los productos y los sabores.

Presentamos la pasta y las verduras procurando que las alcachofas den altura al plato.

Fideuá de Verduras

Ingredientes para dos personas
200 g de fideos gruesos, tipo fideuá
1 Cebolla pequeña
1 puerro
2 zanahorias
1 Dientes de ajo
150 gramos de judía verde
100 gramos de guisantes
2 alcachofas
Agua sobre los dos litros
Cucharada pequeña de pimentón rojo dulce
Sal
Aceite de oliva, AOVE
Vamos a preparar un fondo, caldo, con verduras: 2 zanahoria, 1 puerro y la cebolla. Cortamos, después de limpiarlos bien, todos los ingredientes en trocitos pequeños. En una cazuela con un poco de aceite de oliva, rehogamos la cebolla y el puerro hasta que estén blandos. Después añadimos la zanahoria. Rehogamos unos 5 minutos más. Añadimos el agua, unos 2,5 litros. Y cuando hierva dejamos cocer unos 20 minutos a fuego suave.
Las alcachofas las limpiaremos de las hojas exteriores y de parte de su rabo. Las iremos poniendo en un bol con agua y el jugo de un limón, en su defecto, puede ser perejil fresco, todo ello para que no se oxiden y no se pongan negras.
Coceremos en una cacerola, las alcachofas, las judías y los guisantes, con la precaución de tener un plato encima de la cacerola para que estén cubiertas por completo de agua. Las tendremos sobre los 20 minutos en función de la dureza y tamaño de las alcachofas. Las judías y los guisantes estarán hechos con ese tiempo.
Vamos a preparar el sofrito para la fideuá. En la sartén, paellera, o cazuela plana donde la queramos hacer, sofreímos un ajo, 2 cucharadas de tomate frito, una cuchara de café de pimentón dulce, las judías y los guisantes que ya tenemos cocidos, rehogamos por 2 minutos. Añadimos los fideos y los cocinamos hasta que se impregnen del aceite del sofrito. En ese momento añadimos el caldo con el fuego muy fuerte. Rectificamos de sal en su caso. Una vez que empiece a hervir lo bajamos al mínimo; el tiempo de cocción será el que marque el fabricante de la pasta, pero para una media de 10 minutos suele ser. Cuando falten 5 minutos metemos las dos alcachofas ya cocidas cortadas en cuartos.

Y a presentar al gusto. 

Ensalada de Ventresca y Tomate Raf

200 gr. de tomates Raf,
150 gr. de Ventresca de atún,
1 Cebolleta fresca,
Albahaca,
AOVE, aceite de oliva.
Aceituna negra sin hueso
Sal gruesa.
Comenzamos por lavar muy bien los tomates Raf y cortamos en trozos sin pelar. Los colocamos en la fuente. La cebolleta que la hemos partido en una Juliana grande la distribuimos por encima. Salamos en este momento para que no intervenga en la Ventresca que colocaremos después. Añadimos entonces la Ventresca de atún partida en trozos. Unas hojas de Albahaca, fresca y cortada. Añadimos las aceitunas negras y el Aceite de Oliva AOVE, de la mejor calidad que podamos.
Trucos:
El tomate Raf debe ser de la mejor calidad, su dulzor tiene que ser alto y nada ácido.
La cebolleta muy tierna
La sal gruesa, tipo Maldon, escamas, negra. Pero nunca fina de mesa corriente.
Las aceitunas las poco sin hueso y negras. Me parece un sabor que marida mucho mejor.

Zarangollo de calabaza (Ciezano)

Plato muy típico de Cieza (Murcia), y más en las fiestas de primavera.
Vamos con la receta, que consta de cuatro ingredientes básicos, el huevo, Calabaza Cucurbita y particularmente en una calabaza de invierno, la calabaza butternut, la ñora (pimiento seco), la patata y la cebolla
 
El resto, aceite de oliva, AOVE, sal, y mucho cariño.
Cantidades, pues para dos personas, dos patatas medianas, 200 gramos de calabaza, una cebolla grande dulce, cuatro huevos de codorniz o dos de gallina, dos cucharadas de AOVE, y una pizca de sal y otra de azúcar.
Yo esta receta la preparo como si fuera para hacer una tortilla de patatas. Es decir, en una sartén cada una de los tres ingredientes que hay que cocinar.
Para ello, vamos con la calabaza, la limpiamos de la piel con un buen cuchillo afilado, la piel es muy dura. Troceamos lo mas pequeño que nos permita nuestra habilidad y cocinamos en una sartén con menos de una cucharada de AOVE, a fuego muy flojo, añadimos unas pizca de sal y otra de azúcar. La calabaza suelta menos agua que el calabacín, por lo que el tiempo será de una media hora.
Seguimos con la cebolla, a la que pocharemos en una sartén a parte, cortándola en juliana y al igual que la calabaza, a fuego muy flojo y la misma cantidad de AOVE, la terminaremos en media hora. En ese momento añadimos las ñoras limpia, troceadas y sin pepitas, rehogamos un par de minutos, reservamos unos trozos de ñora para decorar al final.
Y las patatas, peladas y cortadas en rodajas como para la tortilla de siempre, cocinamos como siempre, a fuego medio y con una pizca de sal.
Cuando tengamos las patatas cocinadas y las cebollas las juntamos en la misma sartén para que los sabores se unifiquen. Cocinamos por cinco minutos, rectificamos de sal.
Es el momento de los huevos, los freímos en una sartén, sin AOVE si son de cordorniz, si son de gallina, pues como siempre con el aceite muy caliente para que la clara se cuaje en puntilla y la yema quede líquida.
Presentamos en unas rebanadas de pan ligeramente tostado, y adornamos con unos bastones de calabaza, los trozos de ñora por encima y los
Plato que se puede comer frio, templado o recién hecho. Como tapa excepcional. Su sabor saldo y dulce a la vez contrasta con el tono de la ñora.
Una exquisitez.
A mi amiga Matilde

Zarangollo Murciano

Plato muy típico de Murcia, y más en las fiestas de primavera.
Vamos con la receta, que consta de cuatro ingredientes básicos, el huevo, el calabacín, la patata y la cebolla.
El resto, aceite de oliva, AOVE, sal, y mucho cariño.
Cantidades, pues para dos personas, dos patatas medianas, dos calabacines medianos, una cebolla grande dulce, cuatro huevos, dos cucharadas de AOVE, y una pizca de sal.
Yo esta receta la preparo como si fuera para hacer una tortilla de patatas. Es decir, en una sartén cada una de los tres ingredientes que hay que cocinar.
Para ello, vamos con el calabacín, lo limpiamos de la piel con un pelapatatas quitándole a tirar la piel, dejando sitios sin quitar, reservamos esas tiras para la decoración final. Troceamos en rodajas y cocinamos en una sartén con menos de una cucharada de AOVE, a fuego muy flojo. El calabacín soltará toda su agua, por lo que el tiempo será más de una hora.
Seguimos con la cebolla, a la que pocharemos en una sartén a parte, cortándola en juliana y al igual que el calabacín, a fuego muy flojo y la misma cantidad de AOVE, la terminaremos en media hora.
Y las patatas, peladas y cortadas en rodajas como para la tortilla de siempre, cocinamos como siempre, a fuego medio y con una pizca de sal.
Cuando tengamos las patatas cocinadas y las cebollas las juntamos en la misma sartén para que los sabores se unifiquen, el calabacín tardará un poco más en terminarse, tiene que evaporarse casi toda el agua. En ese momento uniremos los tres ingredientes, al calabacín las patatas y la cebolla. Cocinamos por cinco minutos, rectificamos de sal.
Es el momento de los huevos, los cascamos y los dejamos encima que se vayan cocinando la clara, cuando estén casi cuajados rompemos las yemas ligeramente.
Presentamos en un plato adornándolo con unas tiras de la piel de calabacín por encima.
Hay una cosa importante, este plato mejoro mucho de un día para otro, por lo que se puede servir como tapa del día anterior.

Una exquisitez.

Plato Combinado de Huevos

En una sartén con abundante aceite, siete cucharadas soperas de aceite virgen extra, bien caliente, sofreímos una cabeza de ajos negros de Pedroñeras, cortada por la mitad ya hemos hablado de ellos alguna vez. Reservamos. En ese aceite freímos unas pechugas de pollo, laminadas y cordadas al bies, salpimentadas, por los dos lados, retiramos y reservamos.
En ese aceite freímos una par de huevos de gallina. Al gusto de cada uno, hay cientos de formas de servir unos huevos fritos, tantos como gustos distintos.

Presentamos,. Adornado con la cabeza de ajos, y distribuyendo los filetes de pechuga, adornamos con una hoja de perejil fresco.