• albahaca,  Arroz,  champiñón,  ensalada,  gambas,  Recetas,  tomate

    Ensalada de arroz

    En el mundo pueden existir tantas ensaladas como imaginación tengamos, las combinaciones de productos son casi infinitas. Pero todas tienen un denominador común. Son frescas, muy digestivas, equilibradas y perfectas para una comida sana. Solo una cosa es importante, la combinación de los sabores.
    Para esta ensalada para 4 personas
    Ingredientes:
    200 gramos de arroz tipo bomba
    4 tomates Kumato
    3 huevos para la tortilla
    100 gramos de gamba blanca pelada cruda
    Un bote de aceitunas con anchoas.
    20 gramos de pasas sultanas
    Unas hojas de albahaca fresca
    100 gramos de queso fresco de cabra, con poca sal
    4 champiñones medianos.
    AOVE, sal, pimienta
    Hervimos el arroz de la siguiente manera. En una cacerola colocamos el arroz y la doble cantidad en volumen de agua. Todo en frio. Una pizca de sal. 5 minutos a fuego muy fuerte y 13 a fuego mínimo. La sorpresa es que al pasar ese tiempo el agua se ha consumido por completo, el arroz está suelto y en su punto. Removemos y reservamos.
    En una sartén con una cucharada de AOVE, saltemos las gambas salpimentadas con una copita de vino moscatel, reducimos y separamos 4 que reservaremos con su jugo para una tapa que acompañará al plato. Con el resto, vamos a hacer una tortilla muy planita, para lo que no batiremos las claras separadas de las yemas como hemos hecho en otras ocasiones para las tortillas esponjosas. Dejamos enfriar y troceamos en cuadraditos.
    Troceamos los tomates en cuartos, es un tomate pequeño por lo que su tamaño es justo para ser un bocado perfecto.
    En un bol grande añadimos el arroz, las aceitunas que habremos partido en trozos pequeños, las pasas, el tomate, la tortilla. Removemos para unificar.
    Presentamos en un plato al que le pondremos un molde cuadrado o redondo al gusto, presionando ligeramente para que se mantenga firme. Añadimos unos hilos de AOVE por encima y las hojas de albahaca recién cortadas.
    En una esquina de plato, colocamos una loncha de queso sobre unas hojas de albahaca. Y en el otro extremo pondremos un sombrero del champiñón asado sobre una sartén y dentro una gamba que teníamos frita con su jugo.

    ¡A disfrutar!
  • champiñón,  gazpachos,  jamón,  pollo,  Recetas,  tapa

    Tapa de gazpachos manchegos

    Poco que explicar con esta tapa. Estamos haciendo el típico gazpacho manchego, aquí os dejo la receta, y se me ha ocurrido hacer la tapa de esta grandiosa comida manchega, ¡se nota que me encantan!
    Justo en el momento de terminar de sofreír la pasta, hemos sacado unos trozos, le hemos puesto un trocito de pimiento rojo encima, unas mollas de pollo, unos trocitos de jamón y corona un trozo de champiñón. Hemos pinchado todo un una varilla de madera y a disfrutar de todos los sabores de la tapa de gazpachos manchegos.
    Original a más no poder. Nadie, hasta hoy, la ha hecho.
    ¡A disfrutar!
  • bechamel,  calabacín,  champiñón,  langostino,  Ravioli,  Recetas

    Tapa Raviolis de Calabacín con hongos y langostinos

    Cuando se piensa en Raviolis lo primero que te llega a la cabeza es pasta italiana, bueno pues como dice el Dr. Google, significa plegado del italiano «Raviolo» de envolver a otra cosa
    Se me ocurrió envolver en unas tiras de calabacín unos hongos con marisco y salió esta maravilla.
    1 calabacines, 3 langostinos frescos, pueden ser congelados pero crudos. 6 champiñones., un ajo. Una nuez de mantequilla, un vaso de leche, 4 cucharadas de AOVE. Sal, pimienta, nuez moscada y dos cucharadas de caldo de pescado. Si, ya sé que es muy poco, pero lo podéis tener de días anteriores en un cubito de hielo, y descongelarlo en el momento.
    Preparamos la bechamel derritiendo la mantequilla y mezclando la harina hasta obtener una pasta homogénea. Incorporamos la leche y removemos sin parar hasta que espese. Salpimentamos y añadimos nuez moscada al gusto.
    Cortamos los champiñones en trozos muy pequeños, y en una sartén con una cuchara de AOVE, colocamos el diente de ajo, sin la simiente, picado muy finamente, y añadimos el champiñón, y el caldo de pescado o marisco, salteamos y reducimos, cuando estén terminados, le ponemos las colas de los langostinos, salteamos ligeramente, añadimos ahora una cucharada de la bechamel, y reservamos.
    Cortamos el calabacín en tiras muy finas, a ver, yo lo he hecho a cuchillo, pero con una mandolina nos saldrán lo más finas que podamos, quedaran mucho mejor, pero no pasa nada si lo intentáis a cuchillo.
    Las tiras las colocamos en forma de cruz, colocamos en el centro una pequeña cantidad del salteados de champiñones, con su jugo y un langostino encima, cerrados las tiras sobre ellas. Cerrado la cruz. En una sartén con 2 cucharadas de AOVE, freímos por ambos lados a fuego fuerte, 5 minutos. Y reservamos.
    Terminamos con estos extraños Raviolis, en el horno al grill, o salamandra, 3 minutos.
    Presentamos en un plato blanco, con una cucharada de bechamel por encima y espolvoreamos orégano por encima, bien calientes.
  • champiñón,  gazpachos,  jamón,  pollo,  Recetas

    Gazpachos Manchegos

    Quizá sea la comida típica y tópica de los manchegos. Nada define mejor nuestra comida y como tal, podemos encontrar cientos de recetas y todas ellas perfectas. Definirán claramente estos gazpachos de esa ciudad, pueblo o región.
    ¿Que son los gazpachos? Una comida de recursos de los pastores de La Mancha. Que partiendo de la harina, sal, agua y aceite que llevaban en el zurrón podían obtener de la naturaleza el resto de los ingredientes. El palomo, la perdiz o el conejo.
    Para mí hay dos partes esenciales en esta comida. Por una parte la torta. Una masa de harina, agua templada y un pellizco de sal que amasada y estirada se cocía en las ascuas de los sarmientos sin llama, ni humo. Colocando en tandas tantas tortas como quisieran hacer, cubriéndolas con más ascuas una encima de otras. El punto de cocción lo tenían casi por la mano. Pero para no liarnos en la receta, diré que a 200 grados sobre los 20 minutos en un horno convencional.  Y para 4 personas 450 de harina y vaso grande, 250cc, de agua templada y una cucharada de sal sopera rasa. Amasando sin miedo y estirando hasta dejar una oblea de menos de un centímetro de espesor y al horno.
    Para el resto de ingredientes vamos a utilizar medio pollo, si es perdiz, palomo mejor, medio conejo. Si no hay o no nos gusta no pasa nada. Lo sustituimos por un buen taco de jamón. Esas puntas que a veces nos sobran. Medio kilo de setas, sino hay setas, champiñones. 3 cucharadas de tomate casero ya frito, una cucharada de pimentón murciano dulce, sin ahumar. 4 cucharadas de AOVE, Agua. Una cazuela. Y una sartén suficiente. 
    Vamos a trocear el pollo y el resto de las aves y conejo. Salpimentamos. Y sofreímos ligeramente. Sobre los 10 minutos a fuego fuerte. Queremos sellar por fuera. Todo esto a la cazuela. Cubrimos de agua y a cocinar no menos de una hora, añadiendo en su caso, más agua.
    Cuando la carne de las aves y conejo en su caso, la tengamos bien cocida, la sacaremos, dejamos atemperar y las desmigamos. Con el cuidado de no dejar ningún hueso. A mí no me gustan «las tajas con hueso».
    Vamos con el sofrito. En la sartén donde los terminemos, ponemos dos cucharadas de AOVE, el tomate frito, dos ajos, que luego retiraremos y una cucharada del pimentón. Rehogamos. Añadimos las setas, champiñones, troceados y cocinamos hasta que el agua de los hongos se evapore, le ponemos entonces el jamón troceado, removemos para que los sabores se aúnen. Añadimos ahora toda la carne desmigada. Seguimos removiendo. Ahora colocamos la torta troceada y dejamos que esa torta absorba los jugos y sabores del sofrito. Antes de que se empiece a dorar más, añadimos el caldo. El fuego a tope. Muy fuerte mientras añadimos el caldo. Tenemos que mojar rápidamente la torta. ¿Cuánto caldo? Pregunta del millón. El justo para que se queden a nuestro gusto. Los hay que prefieren melosos, secos, caldosos. Así que con caldo caliente al lado iremos añadiendo a gusto. Hay que tener dos cosas claras. Una vez que el caldo está en la sartén, el fuego al mínimo y la segunda es que la torta estará en 10 minutos y que los últimos es cuanto más caldo absorbe. No dejar de mover los gazpachos si es posible con cuchara de madera.
    Dejar reposar unos 10 minutos fuera del fuego. Que se «asienten» y a disfrutar de ellos. 

  • champiñón,  Creps,  gambas,  Recetas,  uva

    Crepes de gambas y champiñones con uva moscatel peladas

    En una sartén  se saltean una colas de gambas y unos champiñones troceados, con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, salpimentamos, reservamos.
    En ese aceite, cocinamos una cucharada de harina de trigo, añadimos una copa de vino blanco, manzanilla por ejemplo, y un vaso de caldo de pescado, removemos con una varilla hasta dejar una salsa espesa, añadiendo en ese momento las uvas moscatel peladas, las gambas y el champiñón, cocinamos ligeramente.
    Preparamos los crepes añadiendo las gambas y los champiñones, líanos a nuestro gusto o doblamos en cuartos,
    Presentamos salseando por encima y añadiendo las uvas, adornamos con unas hojas de perejil.

    Receta para los Creps:
    250 gramos de harina, 250 cc de leche entera, 4 huevos, 30 gramos de mantequilla, una pizca de sal, y sin son dulces 5 cucharadas soperas de azúcar.
    Batimos bien con la batidora, dejando una masa espesa.
    En una sartén calentada a fuego medio, aceitamos bien con mantequilla o aceite, y añadimos 6 cucharadas de la masa, dejamos dorar y le damos la vuelta, con la mano se puede hacer fácilmente, o con una palas de madera. Desechamos esta primera tortita.
    Y seguimos con el mismo proceso hasta terminar la masa. Nos saldrán entre 6 u 8 tortitas según lo delgadas que las queramos hacer.

    Acompañamos con un chocolate a la taza, también podemos acompañarlas con sirope de Arce, Nata montada, mermelada de frambuesa. Al gusto
  • champiñón,  langostino,  Recetas

    Tapa de champiñones y langostinos

    Se prepara un fume de marisco con las cabezas de los langostinos y las cascaras de las colas, se reduce con un poco de brandy, y reserva.
    en una sartén se colocan los champiñones hacia abajo sin aceite ni sal, a una temperatura alta, una vez dorados se les da la vuelta y se baja el fuego hasta dejarlos en su punto de tiernos y cocinados.
    Por otro lado  se doran las colas de los langostinos en unas gotas de aceite de oliva virgen, se  salpimientan.
    Presentamos en un plato colocando las cazuelas de champiñón, donde pondremos la reducción del fume, y encima las colas de langostinos adornamos con perejil picado y una ramita.