Habitas tiernas con chorizo y huevo poché

Para 4 personas
500 gramos de habas frescas pequeñas
1 cebolleta tierna
100 chorizo dulce
4 huevos
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Elaboración
Al comprar las habas procuraremos que sean tiernas, casi recién cogidas, en caso contrario les daremos un hervor de 5 ó 6 minutos una vez que empiece a hervir, y las enfriaremos seguidamente en agua helada.
Picamos la cebolla en Brunoise, en cuadraditos, la pochamos en una cucharada de aceite virgen, AOVE. Troceamos el chorizo y cuando tengamos la cebolla ya pochada lo añadimos a la sartén cocinando por un par de minutos. No queremos que se haga demasiado el chorizo, dejará demasiada grasa. Añadimos las habas y rehogamos otro par de minutos.
Para los huevos poché ponemos en una taza de café con leche el papel film en su interior, ponemos una pizca de sal, un chorreón de aceite y hacemos una bolsa con el papel film, atándola con un hilo de cuerda con nudo corredizo, mi truco es que una vez la bolsa la tenemos hecha, la sujetamos con una pinza de la ropa a los bordes de la cacerola con el agua hirviendo, dejamos dentro no más de 4 minutos. Sacamos y cortamos con unas tijeras esa bolsa que mantendrá la forma del nido que formamos. Con una cuchara la retiramos. Reservamos.
Presentamos en un plato el fondo de las habitas salteadas y dejamos encima los huevos. Decoramos con unas hojas de Hierbabuena fresa.

Sopa rápida con huevo nido

Esta sopa, no es más que una solución rápida a los fríos duros del invierno.
Necesitaremos dos pastillas de caldo de verduras, 2 huevos, dos zanahorias, y unas ramas de apio, sal, pimienta, unos fideos finos, tipo cabello de ángel.
Con dos pastillas de caldo de verduras, los vamos a calentar una vez espizcadas en una cacerola. Cuando empiecen a humear añadimos agua del grifo, la suficiente para dos personas. Añadimos las zanahorias troceadas y limpias, las hojas de apio y cocinamos por tiempo de 15 minutos para que se queden las verduras al dente.
Añadimos la pasta por tiempo que el fabricante nos indique.
En una cacerola aparte preparamos los huevos escalfados, aquíla receta. Y como curiosidad, fue Juan Mari Arzak el primero que los hizo de esta forma

Presentamos en un  palto con los huevos en el centro, y una sal negra que le dará su punto.

Espinacas salteadas con nidos de huevos

Limpiamos y troceamos muy bien unas espinacas, sobre los 300 gramos para dos personas, calentamos agua hirviendo y las introducimos durante 10 minutos añadiendo una pizca de sal, enfriamos en agua helada, con cubitos, para que la verdura no pierda su color y realce el sabor. Si la cocemos mas tiempo perderemos todas sus cualidades. Reservamos.
En ese mismo agua de la cocción vamos a escalfar los nidos de huevo, que prepararemos con mucha paciencia  en una taza de café con leche colocando el papel film en su interior, ponemos una pizca de sal, de la calidad superior que podamos encontrar, en este caso lleva sal del Himalaya, un chorreón de aceite de trufa en este caso, y hacemos una bolsa con el papel film, atándola con un hilo de cuerda con nudo corredizo, mi truco es que una vez la bolsa la tenemos hecha, la sujetamos con una pinza de la ropa a los bordes de la cacerola con el agua hirviendo, dejamos dentro no más de 10 minutos, dejándolos con la textura que deseemos, si los pasamos la yema se cocerá demasiado y perderá su liquidez., sacamos y cortamos con unas tijeras esa bolsa que mantendrá la forma del nido que formamos. Con una cuchara la retiramos. Reservamos.
En una sartén con dos cucharadas de aceite virgen extra calentado colocamos un puñado de piñones crudos y añadimos unas pasas sultanas hidratadas con un poco de brandy y agua en el microondas. Salteamos y añadimos las espinacas que teníamos reservadas no más de 2 minutos.
Presentamos el plato colocando las espinacas en el centro y los nidos de huevos en medio, rompiendo ligeramente la yema de unos de los huevos para que salga.

Nido de huevos escalfados sobre confitura de tomate dulce

Preparamos una confitura de tomate rayándolo y quitándole las pepitas, pochamos a fuego lento hasta obtener una crema donde añadimos miel de romero y reservamos.
En una cazuela con agua hirviendo introducimos los nidos de huevo, que los habremos hecho en un cuenco al que habremos forrado con papel film, colocando el huevo dentro, les habremos añadido unas gotas de aceite de oliva extra virgen, unas escamas de sal marina, y una ralladura de trufa. Cerramos con un hilo de cocina y anudamos. Escalfamos al gusto del punto, sobre los 5 minutos a una temperatura de 70 a 80º de temperatura y reservamos. Cortamos las bolsas de los huevos y los presentamos en un plato donde tendremos el tomate bien extendido. Rompemos ligeramente con la puntilla, la lleva de un huevo para que salga y acompañamos con unas rodajas de pan tierno.