• AOVE,  calabacín,  cebolla,  huevos,  Juliana,  patatas,  Recetas,  Zarangollo

    Zarangollo Murciano

    Plato muy típico de Murcia, y más en las fiestas de primavera.
    Vamos con la receta, que consta de cuatro ingredientes básicos, el huevo, el calabacín, la patata y la cebolla.
    El resto, aceite de oliva, AOVE, sal, y mucho cariño.
    Cantidades, pues para dos personas, dos patatas medianas, dos calabacines medianos, una cebolla grande dulce, cuatro huevos, dos cucharadas de AOVE, y una pizca de sal.
    Yo esta receta la preparo como si fuera para hacer una tortilla de patatas. Es decir, en una sartén cada una de los tres ingredientes que hay que cocinar.
    Para ello, vamos con el calabacín, lo limpiamos de la piel con un pelapatatas quitándole a tirar la piel, dejando sitios sin quitar, reservamos esas tiras para la decoración final. Troceamos en rodajas y cocinamos en una sartén con menos de una cucharada de AOVE, a fuego muy flojo. El calabacín soltará toda su agua, por lo que el tiempo será más de una hora.
    Seguimos con la cebolla, a la que pocharemos en una sartén a parte, cortándola en juliana y al igual que el calabacín, a fuego muy flojo y la misma cantidad de AOVE, la terminaremos en media hora.
    Y las patatas, peladas y cortadas en rodajas como para la tortilla de siempre, cocinamos como siempre, a fuego medio y con una pizca de sal.
    Cuando tengamos las patatas cocinadas y las cebollas las juntamos en la misma sartén para que los sabores se unifiquen, el calabacín tardará un poco más en terminarse, tiene que evaporarse casi toda el agua. En ese momento uniremos los tres ingredientes, al calabacín las patatas y la cebolla. Cocinamos por cinco minutos, rectificamos de sal.
    Es el momento de los huevos, los cascamos y los dejamos encima que se vayan cocinando la clara, cuando estén casi cuajados rompemos las yemas ligeramente.
    Presentamos en un plato adornándolo con unas tiras de la piel de calabacín por encima.
    Hay una cosa importante, este plato mejoro mucho de un día para otro, por lo que se puede servir como tapa del día anterior.

    Una exquisitez.
    Visitas200
    Visitas 132693
  • Juliana,  mandarina,  miel,  pollo,  Recetas,  vino blanco

    Pollo Con salsa de Mandarina al vino blanco

    Esta receta es una variante del Pollo frito a la naranja.
    Para este caso y dos personas, hemos troceado medio pollo, sobre los 2 kilos de peso en total. Un vaso de vino Blanco, mejor un Verdejo, sal, pimienta, 3 ajos, unas ramas de romero fresco, el zumo de 1 kilo de mandarinas, en este caso he utilizado de la variedad Clementina, dos cucharadas de miel de romero y 5 de AOVE.
    Salpimentamos el pollo y en una sartén con 4 cucharadas de AOVE cocinamos el pollo a fuego fuerte durante 15 minutos, añadimos los ajos, una rama de romero picada finamente y el vaso de vino, reducimos hasta que evapore el alcohol. Añadimos el zumo de las mandarinas y dejamos cocer por tiempo de una hora y media a fuego muy flojo. Tenemos que dejar una salsa suave y melosa.
    Con la piel de la mandarina, solo la parte exterior naranja, la cortamos en Juliana, en tiras muy finas y alargadas, en una sartén con una cucharada de AOVE, las freímos a fuego muy fuerte, a mitad de esa fritura añadimos las dos cucharadas de miel de romero, salteamos hasta que se queden crujientes. Las sacamos las cortezas a un plato, sin papel de cocina, se pegarían. el jugo que ha quedado en la sartén lo añadimos a la cazuela donde tenemos el pollo cocinando.

    Presentamos en una plato con las pieles de la mandarina en crujiente, con su sabor acido y dulce a la vez, una rama de romero y el pollo con esa salsa reducida.
    Visitas195
    Visitas 132693