Alitas de pollo al horno con Mostaza en grano y Miel

Estas alitas o muslitos, tan apreciados ahora por la juventud, me dio la idea de crear una salsa para dentro del horno darle una potencia más rica.
Para 4 perronas hemos puesto 24 alitas, 4 patatas medianas, dos cucharadas soperas de mostaza en grano, ojo vale cualquiera, dos cucharas de AOVE, sal, pimienta y dos cucharas de miel de romero, lo mismo, vale cualquiera.
En una fuente de horno en la plaza, hemos colocado las alitas, las hemos salada por ambos lados y en el horno a 200º sobre los 10 minutos. Mientras hemos preparado en un Bol henos puesto la miel, la mostaza y una cucharada de AOVE. Lo hemos batido para homogeneizar.
A los 10 minutos sacamos la placa del horno, le damos la vuelta a las alitas y las pintamos por encima con esta salsa preparada. Colocamos en el horno nuevamente las alitas, sobre los 5 minutos. Las sacamos de nuevo, les damos nuevamente la vuelta y las pintamos por este lado. Nuevamente al horno, pero ahora solo gratinar a fuego fuerte. Están casi terminadas solo queremos que se doren y caramelice la miel.
Presentamos con unas patatas asadas y salpimentadas.
Una delicia para los más jóvenes y no tanto.
El sabor de la miel y la mostaza no aparecen tan definidos y si un nuevo sabor que hay que descubrir.

Una delicia.

Pollo Con salsa de Mandarina al vino blanco

Esta receta es una variante del Pollo frito a la naranja.
Para este caso y dos personas, hemos troceado medio pollo, sobre los 2 kilos de peso en total. Un vaso de vino Blanco, mejor un Verdejo, sal, pimienta, 3 ajos, unas ramas de romero fresco, el zumo de 1 kilo de mandarinas, en este caso he utilizado de la variedad Clementina, dos cucharadas de miel de romero y 5 de AOVE.
Salpimentamos el pollo y en una sartén con 4 cucharadas de AOVE cocinamos el pollo a fuego fuerte durante 15 minutos, añadimos los ajos, una rama de romero picada finamente y el vaso de vino, reducimos hasta que evapore el alcohol. Añadimos el zumo de las mandarinas y dejamos cocer por tiempo de una hora y media a fuego muy flojo. Tenemos que dejar una salsa suave y melosa.
Con la piel de la mandarina, solo la parte exterior naranja, la cortamos en Juliana, en tiras muy finas y alargadas, en una sartén con una cucharada de AOVE, las freímos a fuego muy fuerte, a mitad de esa fritura añadimos las dos cucharadas de miel de romero, salteamos hasta que se queden crujientes. Las sacamos las cortezas a un plato, sin papel de cocina, se pegarían. el jugo que ha quedado en la sartén lo añadimos a la cazuela donde tenemos el pollo cocinando.

Presentamos en una plato con las pieles de la mandarina en crujiente, con su sabor acido y dulce a la vez, una rama de romero y el pollo con esa salsa reducida.

Tapa de gelatina de simientes de tomate Kumato

Muchas veces comprando algún tomate que se nos sale de los clásico de ensalada, de rama, o de secano. Unos más o menos olorosos, más o menos dulces. Los hay de esos que llama Premium, como Raf, Kumato, Cherry, los Oro, etc. Vamos una gran variedad y alguna vez tenemos que probar esta clásica verdura. Esta tapa es una clásica, pero a veces se desconoce. Y sobre todo porque vamos a aprovechar todo el tomate.
Los tomates, según las variedades, tienes varios gajos por dentro desde 3 a hasta 8 he conocido yo. Por la parte contraria al pedúnculo, podremos saber de cuanto nos vamos a encontrar. Cortamos con una puntilla la piel del culo del tomate, ahí veremos cuantos gajos tiene y en que disposición se encuentran. Vamos a cortar exclusivamente la carne de alrededor exterior, dejando al descubierto esa parte gelatinosa donde se apiñan las simientes.
Con una cuchara la sacaremos con el cuidado que no se rompa. La pondremos en una cuchara sopera, o de café, según el tamaño del tomate, pondremos la cuchara en un plato, le pondremos sal negra, en este caso, pero puede ser sal gorda, Sal Maldon, en escamas, etc. Pero la cantidad justa para que se note el crujiente de la sal. Una vez puesta la sal, le pondremos unos hilos de miel de romero, puede ser de la que tengamos en casa, mil flores, de azahar, etc.
En visto y probado la misma tapa sin la miel y un AOVE reserva. Pues también es algo exquisito.
En boca vamos a notar la cremosidad y suavidad de la gelatina, el contraste en textura y sabor de la sal, y la redundancia de la miel.

Lomos de Merluza con salsa de Limón.

Para dos personas 4 lomos de merluza, unos 400 gramos en total, un caldo de pescado, 6 langostinos, 100 gramos de judías verdes, una patata grande, el jugo de un limón, azúcar moreno, miel de azahar, aceite virgen extra, sal y pimienta.
En una sartén sellaremos los lomos de merluza salpimentados en un par de cucharadas de aceite virgen extra, un par de minutos por cada lado a temperatura media, y reservamos.
En ese aceite con sus jugos freiremos una par de minutos los langostinos pelados solo de las colas, sin quitar la cabeza ni el final de la cola, reservamos.
En un cazo coceremos las judías verdes ya limpias y cortadas junto con la patata troceada a cuadrados, más o menos, en un caldo de pescado que antes habremos preparados con unas espinas de algún pescado, dos puerros, y unas zanahorias.
Para la salsa, en la sartén donde hemos sellado los lomos y frito los langostinos, sofreímos media cucharada de harina y cocinamos para que pierda su sabor, añadimos el caldo de cocer las verduras y patatas, añadiendo el jugo del limón, cocinamos hasta dejar una salsa ligera, rectificamos de sabor añadiendo el azúcar moreno, sobre una cucharada sopera y otra de miel. Probamos al gusto hasta quitar la acidez del limón, pero sin pasarnos de dulzor., reservamos.
En una fuente de cristal de horno, colocamos los lomos de merluza, añadimos la salsa, y los langostinos, y metemos al horno, ya precalentado a 150º durante diez minutos.

Presentamos en una plato al gusto, los lomos, los langostinos a un lado, y las verduras y patatas a otro, adornamos con la piel de un limón en un adorno.

Tapa de Queso fresco dos texturas con lágrimas de miel y mermelada de pétalos de rosa

Para la tapa: pan del día cortado en rebanadas, queso freso, aceite de oliva extra virgen, miel de romero, mermelada de pétalos de rosa, harina.
Preparamos unos picatostes de pan del día, bien escurridos de aceite. Cortamos en dados irregulares trozos de queso fresco salado, y la mitad lo enharinamos y freímos en abundante aceite de oliva virgen extra, dorándolo, reservamos.

Presentación, en los trozos de pan, colocamos un dado de queso fresco y otro frito en su harina, dejamos caer sobre ellos unas lagrimas de miel de romero y añadimos una flor (forma de presentarla) de mermelada de pétalos de rosas.

La mermelada es una delicadeza de Lely, por supuesto

Tapa Pepino fresco con miel de Romero

Laminamos un pepino fresco y frio en tiras de medio centímetro de lado. Colocamos en un plato, y salamos por encima con sal gruesa, de la mejor clase, Maldon, del Himalaya, Rosa, a la pimienta, perfumada, etc.
Una vez preparado dejamos caer un hilo a lo largo de miel de Romero, ligeramente caliente. Solo para un contraste de sabores, olores, texturas y temperaturas, que realzaran la tapa