Espaguetis con pollo al moscatel y salsa de piquillo (pimiento)

Para dos personas:
200 gramos de espagueti blanco.
150 gramos de pechuga de pollo troceada.
Salsa de piquillo.
Un vasito pequeño de vino moscatel.
AOVE
Sal y pimienta.
En una cazuela estamos cociendo la pasta según las indicaciones del fabricante, pero una media de 8 minutos una vez que empiece a hervir el agua a la que añadiremos una pizca de sal. Una vez pasado ese tiempo escurrimos la pasta para cortar la cocción, añadimos un chorrito de AOVE, removemos para que se mezcle bien y no se quede la pasta apelmazada.
Para las salsas de Piquillo (pimiento)
Preparamos la crema de pimientos en un cazo, sofreímos 2 ajos laminamos  en dos cucharadas de aceite de oliva de virgen extra, AOVE, una vez dorados, añadimos 6 pimientos de piquillo de lata, salpimentamos, cocinamos durante 15 minutos a fuego flojo, añadimos en ese momento 4 cucharadas soperas de azúcar, y el caldo de la lata de los pimientos. Removemos un par de minutos y aparatamos del fuego. RECETA
En un vaso de batidora introducimos todo, y añadimos dos cucharadas de aceite virgen extra, batimos y vamos añadiendo leche entera hasta dejar la textura deseada. Una crema ligeramente espesa.
La pechuga la cortaremos en trozos pequeños, de bocado, la salpimentamos. En una sartén añadimos dos cucharadas soperas de AOVE, cuando lo tengamos muy caliente añadimos los trozos de pechuga, rehogamos ligeramente, bajamos el fuego a la mitad, añadimos el vasito de vino moscatel y dejamos reducir, hasta evaporar todo el vino. Reservamos.
Presentamos en un plato los espaguetis en el centro, a los que habremos hecho un hueco central, ahí colocamos los trozos de pechuga dando volumen en altura, añadimos la salsa de pimientos de piquillo muy caliente por encima, hay que tener en cuenta que la pasta la tenemos templada.

A disfrutar.

Tacos de pollo y verdura

Unos tacos mexicanos hechos por un albaceteño con mucho respeto y cariño. 
Ingredientes para dos personas:
Tortillas de maíz
Una buena pechuga de pollo
Una cebolla mediana
Un pimiento rojo hembra de cuatro puntas
Un pimiento vede hembra de cuatro puntas
Albahaca fresca
Cayena
Sal y pimienta negra
AOVE
Preparación:
Vamos a trocear en juliana todas las verduras, la cebolla, los pimientos verdes y rojos. En una sartén con dos cucharadas de AOVE y una cayena, salteamos la verdura con una pizca de sal y a fuego medio-bajo. Hemos elegido los pimientos hembra, por su sabor más dulce, muy apropiados para comer en crudo, pero que esta receta tendrá su punto dulce y picante.
La pechuga la tenemos troceada también en juliana fina, la salpimentamos y cuando la verdura la tengamos a medio pochar, la añadimos.  
Las tortitas de trigo las hemos comprado en un supermercado, se calientan en el microondas, según las recomendaciones del fabricante, sobre los 15 segundos.
Las vamos rellenando con lo que tenemos en la sartén a fuego ya muy bajo, les añadimos una salsa de tomate al gusto, a mi me encanta la que hago dulce y picante.
Acompañamos con unas hojas de albahaca cortada muy finita por encima. Y unas patatas fritas.

¡A disfrutar!

Pollo frito (Asado) con patatas y cebolla

Esta receta tiene su miga, me explico. No tenía horno donde la estaba cocinando, así que pensé la forma de hacer un asado pero en una sartén. Vamos con los
Ingredientes para 4 personas:
1 pollo de corral de aproximadamente 3 kilos.
500 gramos de patatas, 4 unidades hermosas.
4 cebollas medianas dulces.
1 cabeza de ajos morados.
Un vaso de vino blanco, en su defecto una cerveza de 33 cl.
Sal, pimienta, especies como tomillo, romero.
Preparación:
El pollo lo cortamos de tal forma que cada uno de ellos sea una tajada. Salpimentamos y en una sartén con 3 cucharadas de AOVE a fuego muy fuerte, lo doramos. Una vez dorado, bajamos el fuego al mínimo, añadimos la mitad del vino, la cabeza de ajos y las especies.
En otra sartén vamos a freír a fuego muy lento las patatas y las cebollas coartadas en rodajas finas y salpimentadas, en 3 cucharadas de AOVE, añadiendo la otra mitad de vino. Taparemos la sartén con una tapa de aluminio y durante 20 minutos la tendremos cocinando. Las patatas tienen que quedarse casi cocidas en su aceite y la cebolla transparente.
Una vez tengamos el pollo en unos 20 minutos se lo añadimos a las sartén donde estamos con las patatas y las cebollas. Subimos el fuego, doramos las patatas y las cebollas dejándolos en el punto de crujiente que queremos, se unifican los sabores del pollo y las patatas, todos sus jugos. Para que no se queden secos, debemos tener preparado, o bien algún caldo de pollo o en su defecto agua, incluso más vino o cerveza, pero con la precaución de añadirlo con suficiente antelación pata evaporar los alcoholes.
Presentamos en una fuente y adornamos con una ramita de romero.

¡A disfrutar!

Tapa de gazpachos manchegos

Poco que explicar con esta tapa. Estamos haciendo el típico gazpacho manchego, aquí os dejo la receta, y se me ha ocurrido hacer la tapa de esta grandiosa comida manchega, ¡se nota que me encantan!
Justo en el momento de terminar de sofreír la pasta, hemos sacado unos trozos, le hemos puesto un trocito de pimiento rojo encima, unas mollas de pollo, unos trocitos de jamón y corona un trozo de champiñón. Hemos pinchado todo un una varilla de madera y a disfrutar de todos los sabores de la tapa de gazpachos manchegos.
Original a más no poder. Nadie, hasta hoy, la ha hecho.
¡A disfrutar!

Alitas de pollo al horno con Mostaza en grano y Miel

Estas alitas o muslitos, tan apreciados ahora por la juventud, me dio la idea de crear una salsa para dentro del horno darle una potencia más rica.
Para 4 perronas hemos puesto 24 alitas, 4 patatas medianas, dos cucharadas soperas de mostaza en grano, ojo vale cualquiera, dos cucharas de AOVE, sal, pimienta y dos cucharas de miel de romero, lo mismo, vale cualquiera.
En una fuente de horno en la plaza, hemos colocado las alitas, las hemos salada por ambos lados y en el horno a 200º sobre los 10 minutos. Mientras hemos preparado en un Bol henos puesto la miel, la mostaza y una cucharada de AOVE. Lo hemos batido para homogeneizar.
A los 10 minutos sacamos la placa del horno, le damos la vuelta a las alitas y las pintamos por encima con esta salsa preparada. Colocamos en el horno nuevamente las alitas, sobre los 5 minutos. Las sacamos de nuevo, les damos nuevamente la vuelta y las pintamos por este lado. Nuevamente al horno, pero ahora solo gratinar a fuego fuerte. Están casi terminadas solo queremos que se doren y caramelice la miel.
Presentamos con unas patatas asadas y salpimentadas.
Una delicia para los más jóvenes y no tanto.
El sabor de la miel y la mostaza no aparecen tan definidos y si un nuevo sabor que hay que descubrir.

Una delicia.

Pollo a la cerveza con nueces y pasas

Para esta receta, para dos personas, hemos utilizado medio pollo de corral, es decir, media pechuga y un muslo y contra muslo. 4 cucharadas de AOVE, 33 cl. de cerveza rubia, cualquier tipo vale, sal, pimienta, media cebolla dulce, un ajo, 100 gramos de pasas sultanas y 100 gramos de nueces nueces
Este plato tiene un punto de contraste entre lo dulce y lo salado, por eso hay que tener un equilibrio en el sabor. Pero con la práctica y nuestro gusto conseguiremos el que más deseamos.
Pochamos en juliana la cebolla a fuego muy bajo en 4 cucharadas de AOVE, cuando la tengamos casi transparente, le añadimos el ajo, sofreímos ligeramente el ajo, añadiendo, en este momento el pollo troceado y salpimentamos. Cocinamos a fuego muy lento, media hora, dándole la vuelta al pollo, a partir de esta media hora, añadimos media parte de la cerveza, cocinamos por otra media hora. Tenemos que evaporar casi toda la cerveza que hasta el momento hemos puesto. El pollo de corral necesita su tiempo de cocción y más que lo estamos cocinando a fuego más bien bajo. En este momento terminamos por añadir el resto de la cerveza, añadiendo las pasas y las nueces.
Presentamos en una fuente, con las pasas y las nueces adornando y esa salsa que nos ha dejado la cocción del pollo.

Otras presentaciones, pues con unas verduras hervidas de sabor neutro, con las pasas secas sin cocinar, con unas patatas fritas en dados, en panadera. En fin, muchos gustos que tenemos.

Pollo Con salsa de Mandarina al vino blanco

Esta receta es una variante del Pollo frito a la naranja.
Para este caso y dos personas, hemos troceado medio pollo, sobre los 2 kilos de peso en total. Un vaso de vino Blanco, mejor un Verdejo, sal, pimienta, 3 ajos, unas ramas de romero fresco, el zumo de 1 kilo de mandarinas, en este caso he utilizado de la variedad Clementina, dos cucharadas de miel de romero y 5 de AOVE.
Salpimentamos el pollo y en una sartén con 4 cucharadas de AOVE cocinamos el pollo a fuego fuerte durante 15 minutos, añadimos los ajos, una rama de romero picada finamente y el vaso de vino, reducimos hasta que evapore el alcohol. Añadimos el zumo de las mandarinas y dejamos cocer por tiempo de una hora y media a fuego muy flojo. Tenemos que dejar una salsa suave y melosa.
Con la piel de la mandarina, solo la parte exterior naranja, la cortamos en Juliana, en tiras muy finas y alargadas, en una sartén con una cucharada de AOVE, las freímos a fuego muy fuerte, a mitad de esa fritura añadimos las dos cucharadas de miel de romero, salteamos hasta que se queden crujientes. Las sacamos las cortezas a un plato, sin papel de cocina, se pegarían. el jugo que ha quedado en la sartén lo añadimos a la cazuela donde tenemos el pollo cocinando.

Presentamos en una plato con las pieles de la mandarina en crujiente, con su sabor acido y dulce a la vez, una rama de romero y el pollo con esa salsa reducida.

Gazpachos Manchegos

Quizá sea la comida típica y tópica de los manchegos. Nada define mejor nuestra comida y como tal, podemos encontrar cientos de recetas y todas ellas perfectas. Definirán claramente estos gazpachos de esa ciudad, pueblo o región.
¿Que son los gazpachos? Una comida de recursos de los pastores de La Mancha. Que partiendo de la harina, sal, agua y aceite que llevaban en el zurrón podían obtener de la naturaleza el resto de los ingredientes. El palomo, la perdiz o el conejo.
Para mí hay dos partes esenciales en esta comida. Por una parte la torta. Una masa de harina, agua templada y un pellizco de sal que amasada y estirada se cocía en las ascuas de los sarmientos sin llama, ni humo. Colocando en tandas tantas tortas como quisieran hacer, cubriéndolas con más ascuas una encima de otras. El punto de cocción lo tenían casi por la mano. Pero para no liarnos en la receta, diré que a 200 grados sobre los 20 minutos en un horno convencional.  Y para 4 personas 450 de harina y vaso grande, 250cc, de agua templada y una cucharada de sal sopera rasa. Amasando sin miedo y estirando hasta dejar una oblea de menos de un centímetro de espesor y al horno.
Para el resto de ingredientes vamos a utilizar medio pollo, si es perdiz, palomo mejor, medio conejo. Si no hay o no nos gusta no pasa nada. Lo sustituimos por un buen taco de jamón. Esas puntas que a veces nos sobran. Medio kilo de setas, sino hay setas, champiñones. 3 cucharadas de tomate casero ya frito, una cucharada de pimentón murciano dulce, sin ahumar. 4 cucharadas de AOVE, Agua. Una cazuela. Y una sartén suficiente. 
Vamos a trocear el pollo y el resto de las aves y conejo. Salpimentamos. Y sofreímos ligeramente. Sobre los 10 minutos a fuego fuerte. Queremos sellar por fuera. Todo esto a la cazuela. Cubrimos de agua y a cocinar no menos de una hora, añadiendo en su caso, más agua.
Cuando la carne de las aves y conejo en su caso, la tengamos bien cocida, la sacaremos, dejamos atemperar y las desmigamos. Con el cuidado de no dejar ningún hueso. A mí no me gustan «las tajas con hueso».
Vamos con el sofrito. En la sartén donde los terminemos, ponemos dos cucharadas de AOVE, el tomate frito, dos ajos, que luego retiraremos y una cucharada del pimentón. Rehogamos. Añadimos las setas, champiñones, troceados y cocinamos hasta que el agua de los hongos se evapore, le ponemos entonces el jamón troceado, removemos para que los sabores se aúnen. Añadimos ahora toda la carne desmigada. Seguimos removiendo. Ahora colocamos la torta troceada y dejamos que esa torta absorba los jugos y sabores del sofrito. Antes de que se empiece a dorar más, añadimos el caldo. El fuego a tope. Muy fuerte mientras añadimos el caldo. Tenemos que mojar rápidamente la torta. ¿Cuánto caldo? Pregunta del millón. El justo para que se queden a nuestro gusto. Los hay que prefieren melosos, secos, caldosos. Así que con caldo caliente al lado iremos añadiendo a gusto. Hay que tener dos cosas claras. Una vez que el caldo está en la sartén, el fuego al mínimo y la segunda es que la torta estará en 10 minutos y que los últimos es cuanto más caldo absorbe. No dejar de mover los gazpachos si es posible con cuchara de madera.
Dejar reposar unos 10 minutos fuera del fuego. Que se «asienten» y a disfrutar de ellos. 

Plato Combinado de Huevos

En una sartén con abundante aceite, siete cucharadas soperas de aceite virgen extra, bien caliente, sofreímos una cabeza de ajos negros de Pedroñeras, cortada por la mitad ya hemos hablado de ellos alguna vez. Reservamos. En ese aceite freímos unas pechugas de pollo, laminadas y cordadas al bies, salpimentadas, por los dos lados, retiramos y reservamos.
En ese aceite freímos una par de huevos de gallina. Al gusto de cada uno, hay cientos de formas de servir unos huevos fritos, tantos como gustos distintos.

Presentamos,. Adornado con la cabeza de ajos, y distribuyendo los filetes de pechuga, adornamos con una hoja de perejil fresco.

Pechugas de pollo empanadas y tapa de anchoas de Santoña

Para dos personas una buena pechuga de pollo fileteada, sal pimienta, un vaso de leche entera, pan rallado, 3 huevos, perejil fresco picado, 4 tostadas de pan casero, y unas anchoas de Santoña.
Salpimentamos las pechugas de pollo y las maceramos durante una hora en leche, una vez maceradas, las empanamos y reservamos. Batimos los huevos, con el TRUCO de siempre, siendo las claras las que dejemos a punto de nieve y luego añadiendo las yemas y el perejil picado. Ahora las pasamos por el huevo batido, y…..
En una sartén con el aceite caliente, casi humeante, cocinamos por 2 minutos las pechugas por cada lado, y reservamos.
Hemos preparado unas tostadas de pan, rallando unos tomates, y colocando con gusto las anchoas de Santoña encima.
Presentamos,
CONSEJO : la combinación que produce los dos tipos tan dispares de comida, el corral y el mar, merece la pena experimentarlo, a nosotros nos ha gustado