Cosas de mi Cabeza

Cuatrilogía de los Sabores: Sal


No entendía como siguiendo todo los pasos le salían las cosas dulces. No encontraba explicación a reírse sin gracia.
Su pareja se extrañaba que siendo la mujer de su vida ahora ni bailar sabia. Se cansaba enseguida. Sus sueños eran desesperantes. La luz se volvía tenebrosa. Los colores se tornaban grises en toda su gama. La familia empezaba a tenerla por un caso complicado. Y ella se desesperaba. Se daba cuenta que algo le pasaba.
Su pareja le insinuó que algo deberían hacer. Y la idea fue algo que nunca hubieran hecho. Descubrir o descubrirse algo nuevo. Y empezaron por cambiar de sitio. Un viaje. Un sitio. Un lugar por descubrir. Un horizonte como nunca estuvo en sus ojos. Tan grande, tan inmenso, con ese color y luz que solo ese sitio tiene.
Y allí sí, descubrió lo que había perdido. La sal de su vida. Esa visión del mar, ese olor a sal le hizo volver a tener la alergia de vivir y de hacer vivir a los suyos. Cambiaria de sitio. Por si algún día la perdiera de nuevo.
Visitas141
Visitas 189814
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *