Cabeza de mis Cosas

Cementerio

El sueño era agitado, casi tenebroso, daba vueltas sin cesar. El sudor frío le recorría la nuca. Por fin despertó asustado, recordaba el sueño. Se había dejado las tumbas cerradas y eso le podía traer consecuencias irreparables. Salió rápidamente a la ventana. Abrió el balcón y observó el cementerio. Todas las tumbas estaban abiertas. Respiró hondo y se tranquilizó. Los miró a todos y los muertos vivientes siguieron su trabajo de noche
Visitas188
Visitas 379478
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *