Cabeza de mis Cosas,  Multimedia

Los palillos en las manos

La fuerza, el tesón, la dulzura, creer, confiar, nada es imposible.
Una disposición de la vida adecuada para sentirse vivo.
Una ayuda, un apoyo, el cariño, el amor, el esfuerzo.
Nadie le dijo que no se podía. Nadie le dijo que era imposible. Nada se cerró sin volver a abrirse.
Anduvo con pasos lentos, titubeantes al principio, claro, como todos. Pero no paró de andar, su sueño era saberse que podía conseguirlo. Se mostró a todos, con encanto, desenfado, risueño, seguro. Su fin no sabe dónde está, su meta es tan magnífica que aun no la ve.
Se puso desde los cinco años los palillos en los dedos pulgares y hasta ahora. Y no parará, seguro.
Un instrumento de más de tres mil años en sus manos, hace que las carretillas, el tin, el tan, el tian o el posticeo sean sonidos de armonía total. Da igual un concierto de Aranjuez que una canción de Metálica. Posición de sus pies, sus manos en la armonía del baile.

 

Nos dejó sin palabras Javier
Visitas222
Visitas 376983
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *